Zu: No más crimen pagado en televisión

 

Hoy al despertar y leer mi correo he encontrado otra gran iniciativa en Comunicación se llama el juego, blog de Pablo Herreros.

Seguro que a muchos ya nos sonará el nombre por la polémica que se creó a final del año pasado con la retirada de muchas marcas publicitarias en La Noria a raíz de la entrevista a la madre del cuco, condenado por esconder el cuerpo de Marta del Castillo.

Y es que en qué cabeza cabe, qué clase de televisión es ésta que permite lucrarse a criminales que han arrebatado la vida a un inocente, a una persona que apenas estaba comenzando a vivir, ¿verdad?

Si ya como madre me resulta incapaz de ponerme en el lugar de esta familia que han perdido a su hija de una manera brutal, que a día de hoy siguen viviendo la agonía de no poder darle una sepultura digna, mucho menos me siento capaz de saber cómo se pueden sentir viendo a familiares de responsables en esta atrocidad cobrando nada menos que ocho mil euros por hablar del tema. ¿Hasta dónde piensa perder los valores y límites esta sociedad? ¿Acaso vale todo por el morbo y la audiencia? ¿De verdad vamos a dar audiencia a esta clase de despropósitos?

Como ha dicho Pablo Herreros, otra televisión SÍ es posible. Queremos una televisión más digna, que no permita que se lucren a costa de la vida de nadie, queremos una televisión más responsable y comprometida.

Y en este intento de conseguir este tipo de televisión, debemos unirnos todos. Hoy podemos firmar esta iniciativa pidiendo al gobierno y a las televisiones que se impida el pago a criminales por hablar de su delito en televisión. 

Además si disponemos de Twitter, se ha creado el HT #nomáscrimenpagadoentv para hablar, dar visibilidad y difusión a esta petición totalmente JUSTA. Porque no es lo que queremos ni se pueden permitir estas cosas. Si esto vuelve a repetirse convertirán los crímenes en motivos de lucro.

Seas madre/padre o no lo seas, ayudemos a que esta iniciativa se convierta en una realidad, porque nuestra televisión sí puede ser diferente, debe recobrar valores.

Les copio algunas posibles preguntas y respuestas sobre esta iniciativa:

FAQs (Algunas preguntas para escépticos y no tan escépticos)

  • ¿Qué pasa si las cadenas no se adhieren a esta iniciativa? Si conseguimos que miles de personas pidan este cambio, no hay argumento moral que permita a las cadenas no respaldar esta iniciativa. Si se negasen, perderían ellas porque les resultaría muy difícil explicar por qué no se suman, y daría la impresión de que no escuchan a nadie.
  • Muy bien, pero ¿si aun así hay alguna cadena que no se suma? Perdería una gran oportunidad de ser parte de un cambio bueno, y encima no lo evitaría, porque el precedente ya está sentado: tras lo ocurrido, nunca una cadena podrá contratar a delincuentes para que hablen de su delito, el riesgo es demasiado alto para el poco beneficio que hoy le reportaría.
  • ¿Por qué no metes a medios de comunicación en general, y no sólo a televisiones? Por dos razones: cuanto más ampliemos el foco, más difícil es conseguir el cambio que promovemos. Y porque todos los casos conocidos en los últimos años de pago a criminales han sido en televisiones. Si conseguimos que se adhieran todas las teles, habremos tapado el 90% del hueco. Sí, podría un diario online decidir que ese contenido es muy jugoso para su web, pero no se atreverán a iniciar ese camino. Sería pan para hoy…
  • ¿Por qué no ampliar la acción a que cumplan la ley de horario infantil o a otros problemas que hay en la televisión? Por aquello de que quien mucho abarca, poco aprieta. Si ampliamos tanto el foco, siempre habrá quien no esté de acuerdo con la totalidad de las reivindicaciones. A mí me sobrecogía este tema del crimen en TV y esa fue la lucha en la que me enfangué, no sin esfuerzo. No soy Don Quijote 2.0. Ya voy sobrado de costes pagados en tiempo, dinero, disgustos y preocupaciones. La siguiente batalla, que la empiece otro, que si me gusta estaré encantado de sumarme al barco. Pero de remero, claro.
  • ¿No es esto es un ataque a la libertad de expresión? En absoluto: sólo queremos que un criminal no gane dinero por hablar de su delito. Aunque a muchos nos repugne escuchar sus justificaciones, hasta el criminal debe poder hablar en medios si quiere, pero que lo haga por expresarse y no por razones económicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.