Yo también fui una madre perfecta

Casi tres meses sin actividad, pero aquí estamos de nuevo. Este tiempo he estado muy perdida, lo sé, y a pesar de que no he participado en casi nada sí que he seguido leyendo muchos posts geniales que se han ido publicando.

 

Pero bueno como el título de este post no es “qué ha hecho la Zu este verano” sino “ yo también fui una madre perfecta” metámonos en materia. Me encantaría tener más memoria para recordar dónde leí el post y poder darle la mención que le corresponde, pero los que ya me conocen saben que es prácticamente misión imposible para mí. Hablaba sobre el vacío que nos deja la crianza con apego una vez nuestro pequeño va creciendo y nos va dejando más espacio. En cómo la crianza con apego tiene normalmente una caducidad en muchos casos. ¿Qué es criar con apego?

 

Buena madre

A veces, me entristece leer algunas cosas que veo a diario por la red. Personas que defienden a muerte el dar la teta, que censuran el dar un biberón, amantes del porteo y colecho y detractores de la distancia… y me entristece profundamente que esto se encasille a la crianza con apego. De hecho a partir de hoy en este blog dejará de llamarse así, hablaremos mejor de crianza respetuosa, ya que el apego no siempre implica el respeto, no tenemos más que pararnos un rato a leer la red.

 

¿Por qué suelto este rollo? Porque yo también fui una madre perfecta. También fui esa madre a la que le decían que iba a dejar al niño tonto de tanto tenerlo colgado. A la que le siguen diciendo que su niño debe dormir solo porque ya tiene edad para ello. También fui esa madre a la que hacían sentir mal al alimentar a su hijo en la calle. Fui esa madre que sentía que debía luchar por hacerse escuchar, sin tener en cuenta que los mensajes sólo calan en las personas receptivas. Fui esa madre que sintió ese vacío cuando sus hijos fueron creciendo, sin ver que tal vacío nunca existió, pues ellos seguían ahí, a mi lado. Fui y soy esa persona que sigue buscando su identidad dentro de la llamada maternidad.

 

La crianza respetuosa no caduca. Estará vigente siempre que nosotros conservemos el ánimo y paciencia para ello. Siempre que podamos mantener el diálogo como herramienta básica en la unión familiar. Un diáogo que evidentemente y dependiendo de la edad de los niños, llega a fallar, pero todo no puede ser ni será jamás perfecto porque nuestros hijos también son personas independientes a nosotros que necesitan experimentar y cometer errores para aprender. ¿Recuerdas todas las veces que tus padres te advirtieron algo y aún así caíste en ello? ¿Por qué iban a ser menos nuestros hijos?

 

La maternidad perfecta no se da por dar la teta, ni por colechar, ni por portear, ni por gritar a los cuatro vientos los beneficios de la lactancia, ni por sentirnos poderosas al dar la vida. La maternidad perfecta la da la felicidad del día a día junto a los nuestros. La comprensión con los pequeños, el volver a mirar a través de sus ojos y retroceder a nuestra infancia con ellos. El enseñarles cada día algo nuevo, aportarle valores, verles crecer y enriquecerse. Aprender con ellos de nuestros errores y aciertos tanto como de los suyos. Aprender a querer respetando lo que el otro es y no lo que queramos que sea. Darle la mano aún cuando sabemos que se equivoca, para que su caída no sea tan grande como podría serlo si a pesar de verlo le machacamos.

 

Yo también fui esa madre empoderada y perfecta sí, pero ya sinceramente no quiero serlo. Quiero ser la madre que sé, con mis aciertos y mis errores. Esa madre que trabaja día a día su paciencia y que reconoce sus errores para reforzarlos. Ésa a la que a veces por la calle pueden tachar de loca, a la que se le escapa un grito cuando está a punto de estallar y después se arrepiente y se maldice. La que sin querer ni darse cuenta a veces usa el chantaje por tener un sólo minuto de paz, y al darse cuenta de ello vuelve a darse de cabezazos. Sólo quiero ser madre, porque así soy YO. Con mis aciertos y mis errores, aprendiendo cada día y mejorando en lo que realmente creo necesario para nuestro propio bien, pero sin tener que gritarlo a los cuatro vientos ni haciendo caso a lo que los demás creen mejor.

 

Próximo objetivo a mejorar: entramos en la operación Rinoceronte Naranja. No más gritos. ¿Por qué? Porque podemos entendernos y comunicarnos perfectamente sin tener que gritarnos, porque ls gritos no nos aportan nada aunque a veces no podamos controlarlo en algunas situaciones extremas. Probablemente mi contador se ponga muuuuuuuuuuuchas veces a 0, pero eso ya lo iremos viendo porque… ¡estamos de vuelta!.

 

¿Y tú, qué madre quieres ser?

6 thoughts on “Yo también fui una madre perfecta

  1. Muy bien dicho Zu. Crianza respetuosa. Es verdad que por la red y metamonos todas es una guerra entre madres de teta y madres de bibe. Cada cual sabe lo que quiere para su hijo/a siempre desde el respeto . Lo que me da pena es el desconocimiento. En algunas madres. El otro dia me encontre con unaconocida embarazada y me dijo que a su bene lechede Fórmula desde primera hora porque es lo.mejor…..y esa leche no le.sientamal a sus niños y una no está tan esclava. Le intenté explicar que no es asi…pero seguia r que r,así que desistí….

  2. Pingback: Bitacoras.com
  3. La madre perfecta no existe. Por queo que para mi puede ser bueno para otros parecerle lo contrario y viceversa. Si me gusta la crianza respetuosa,esa por la que lucho diariamente conmigo misma, esa que siempre tengo en mente pero q a veces no consigo rozarla. Pero al menos lo intento cada día.
    Me han encantado tus palabras.ya las echaba de menos.
    Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies