Y se rompió una parte de la ilusión

 

Desde hace unos días siento un pequeño dolor, más bien una desilusión. Hasta ahora había sido una madreloca que hacía hasta lo imposible para que sus peques no perdieran la ilusión de creer en los reyes magos. Es una fantasía que siempre me ha encantado, y el poner a mis peques nerviosos en los últimos días de la fecha también.

 

En parte creo que con ocho y casi once años la ilusa he sido yo por pensar que la fantasía aún podía conservarse. Creo que mi propia ilusión me ha impedido ver la realidad del momento que ya nos tocaba. En casa nunca se habló de la realidad de los reyes magos, jamás. Y aunque yo podía intuir que la mayor ya lo sabía, ella tampoco lo mencionó nunca, creo que ambas hemos querido conservar la ilusión. Yo la suya al creer que aún no lo sabía, y ella la mía de seguir creyendo que seguía siendo inocente.

 

Pero el otro día durante el almuerzo, hablando sobre la carta a los reyes magos salió la frase que nunca he querido escuchar, “pero si ya sabemos que los reyes son los padres!” como diciendo mamá déjate ya de rollos que aquí niños lo que se dice pequeños no quedan 🙂

 

Y algo dentro de mí quebró. La situación fue cómica, porque mi reacción fue intentar conservar la ilusión, mientras el pequeño me seguía la corriente diciendo “vale, vale” pero seguramente pensando que su madre estaba más chalada que nunca. Pero ¿qué le vamos a hacer? Algo dentro de mí aún se resiste a que esa inocencia se vaya, se resiste a saber que ya la cabalgata y la llegada de los reyes magos en el muelle no será lo mismo que otros años donde los tres gritábamos como locos lo buenos que hemos sido durante el año peloteando a sus majestades para que fuesen generosos al pasar por casa. ¿Dónde quedaron mis niños pequeños? En un sólo segundo miré y ya no los vi…

 

Por mucho que yo me resista me temo que esto ya es una realidad, y nada de lo que diga servirá para que conserven la ilusión un poco más. Yo recuerdo esta etapa en mi vida y nunca fue traumática, y viendo sus reacciones al hablarlo sé que tampoco para ellos lo es. Pero como yo también fui niña sé lo que me toca ahora, guardar los regalos por fuera de casa porque seguro que los dos se pondrán como locos a revolver a ver si encuentran algo.. ¿quién no lo hizo? 🙂

 

En el fondo me duele muchísimo haber perdido esa parte tan tan bonita y que tanto he disfrutado. Reconozco que para el día de reyes yo siempre he sido peor que mis dos hijos juntos. Me encanta sembrar el nerviosismo el 5 de enero, ver que no pueden ni dormir y tener que esperar despierta hasta las cinco de la mañana porque cada cinco minutos uno tiene ganas de hacer pis. Me encanta escucharles cuchichear esa noche y comprobar que de verdad están acordando guardias a ver si escuchan a los reyes llegar. Me encanta la ilusión con la que preparan el zapato viejo para los camellos. Y me encanta pegar gritos en la sala a las seis y media de la mañana para despertarlos (sí, como una auténtica loca) y ver cómo salen corriendo de la habitación hasta descalzos, con los ojos aún pegados y gritar conmigo ¡YA LLEGARON LOS REYES!

 

Para mí siempre ha sido un día y un momento muy muy grande, donde siempre, año tras año se me escapa la lágrima.

 

Muchas cosas no cambiarán, porque sé que este año, una vez más sin dormir estaré de pie y dando gritos a las seis y media. También sé que conservaremos la tradición del zapato. Pero dentro de nosotros, sabremos que algo ya ha cambiado, y simplemente el cambio es la madurez de los enanos. Que cada día que pasa queda algo menos de la inocencia infantil para pasar más a la realidad. ¿Por qué no puede conservarse esa inocencia por muchos años más?

17 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:   Desde hace unos días siento un pequeño dolor, más bien una desilusión. Hasta ahora había sido una madreloca que hacía hasta lo imposible para que sus peques no perdieran la ilusión de creer en los reyes magos. Es un……

  2. Te entiendo perfectamente… nosotros ahora estamos empezando porque mi hija el año pasado no se enteraba. De todas formas verás que le encontrarás otros puntillos a que ya lo sepan. Y desde luego, estoy totalmente de acuerdo contigo, a las 6 y media de la mañana hay que seguir tocando diana en reyes :). El párrafo en el que que describes todo el proceso desde sembrar el nerviosismos hasta que llegan los reyes es genial. Un beso.

    • Seguramente sí Sonia, y aunque en la mayor ya lo veía venir porque era lo que tocaba a G aún lo veía muy peque para perder esa ilusión… pero bueno, estoy segura de que eso no nos impedirá disfrutar como siempre la víspera y el día de reyes, besos!!

    • Pues sí, un momento muy temido que no ha podido esperar más, crecen más rápido de lo que uno quisiera jeje ahora tocará esconder todo fuera de casa, que con el bichillo que tengo aquí me temo que nada sería sorpresa. Bienvenida!!

  3. Es tan entretenido vivir la ilusión que una no piensa en el momento en que todo se devela.
    Es que una trata de evitarlo… ahora compartirán desde otra perspectiva.
    Saludos.

    • Es que son unos días tan bonitos Pam!!! el verles con esa ilusión tan grande es algo que no tiene precio. Ese día hasta yo vuelvo a ser niña 🙂 Besos!!

  4. Que penita como se pasa el tiempo y se hacen mayores. Pero lo mejor es el buen recuerdo que dejamos en ellos, cuando crezcan y sean padres recordaran estos momentos y sabrán cuanto los quieres y todo lo bueno que conocieron a tu lado

    • De eso sí que estoy completamente segura Nube, de mayores tendrán unos recuerdos preciosos de sus noches de reyes. Yo termino muerta perdía pero vale la pena, tú ya lo sabrás que Leire ya se enterará mucho también!!

  5. Ay que penica cuando crecen, aún recuerdo cuando mi hermana pequeña se enteró como cambiaron las Navidades… Pero bueno ahora valorarán el esfuerzo de sus padres porque tengan todo lo que quieren 🙂
    Besos

    • Yo tengo la esperanza de que se mantenga la ilusión, me daría mucha pena que no fuese así. La noche del cinco de enero en esta casa hasta mi abuelito se vuelve niño jajaja dentro de muy poco ya les toca esta locura a ustedes también, ya verás cómo la van a disfrutar.. muchos besos!!

  6. Pues que no decaiga esa ilusión guapa!!! Estoy convencida de que sabrás emocionarles e ilusionarles y seguirán sintiendo esa magia especial del día 5 de enero. Yo también me pongo triste si pienso en el día que se enteren, pero espero que todavía falten unos añitos.

    • Eso es así María, lo más pequeños siempre van aprendiendo de los más mayores, pero tampoco es nada malo. Es la curiosidad normal en los niños, el querer saber.. la pena es del adulto al ver que ya el niño no es tan inocente. Besitos!!

  7. El físico Richard Feynman, contaba que cuando descubrió de niño que papa noel eran los padres, no se sintió desilusionado, sino aliviado. «Eso explica las cosas». Intentar encajar el tema de papa noel, con las cosas que sabia del mundo, solo le causaba angustia.

    Todo ese rollo de la fantasía es de los padres, no de los niños.
    Los niños y están igual o mas ilusionados sabiendo que son sus padres los que les regalan cosas.

    Y los niños no necesitan fantasías… tienen una imaginación desbordante. Y no les cuesta nada convertir una caja en un coche o en un cohete espacial. Pero ademas saben diferencias clarisimamente cuales son sus fantasías y cual es la realidad. Venderles una fantasía de adultos, como si fuese una realidad no creo que les ayude.

    El rollo de los reyes magos, es para adiestrar a los niños a que tengan FE en algo inmaginaria, irreal e irracional….. lo que les prepara para luego ser adoctrinados mas fácilmente.

    No veo ninguna razón para engañar a nuestros hijos.

    Dicho todo esto… a mi hijo tiene 3 años, y ahora en navidad le contaremos el rollo de papa noel.
    ¿Por que? Pues porque es difícil revelarse contra lo que te han incrustado de niño y existe una enorme presión social.
    ¿Se lo decimos a mi niño de 3 años y no a sus primo de 5?
    ¿Rompemos la ilusión que sienten sus tios, abuelos… y porque no decirlo…sus padres?

    • Hola Alb, sobretodo bienvenid@ al blog y gracias por aportar!! Tienes mucha razón en lo que dices, la ilusión es más de los adultos ya que nosotros la inculcamos en los pequeños. De hecho yo reconozco que me hace muchísima ilusión este día y así lo he transmitido siempre a mis pequeños. También te digo que como podrás leer por el blog,me considero una persona atea, pero como has expuesto librarte de estas fechas es un imposible por la presión social, y si te soy sincera tampoco quiero librarme del día de los reyes magos, no por su significado religioso que me da exactamente igual, sino por el día tan bonito que vivo con mis hijos, su ilusión, sus nervios… creo que es algo precioso en la infancia y nos hacen vivir momentos muy especiales con los más pequeños. Un saludo!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.