Respetar las etapas de los niños

Respetar las etapas de los niños

  Ya hace bastante tiempo que vivimos en una sociedad llena de prisas. El tema del que quiero hablar no es que afecte a una gran mayoría de familias, pero por lo poco que he podido observar sí son un gran número.

Familias que van adelantando etapas a los niños sin que se corresponda con su edad, como si existiese alguna prisa en que los pequeños crezcan.

Yo soy de las personas que creen y mantienen que cada edad es importante y corresponde a una etapa concreta que se debe respetar. Cada cosa o actividad a realizar, sobre todo en la adolescencia, requiere de un nivel madurativo en los niños, que ciertamente no tiene que ir ligado a la edad pero sí creo que la edad juega un papel importante en ello. Un ejemplo de este adelantamiento de etapas puede ser el tener un teléfono móvil en propiedad.

Cada vez vemos a más niños con uno a edad temprana, por el motivo que sea. Un niño de siete, ocho o nueve años no tiene la madurez necesaria para utilizar ese dispositivo de una manera segura, sobre todo hoy en día que lo que se les pone en las manos suele ser un smartphone, con todas sus consecuencias. Otro ejemplo que se ve desde hace bastantes años en los adolescentes son las llamadas matinel. Sesiones mañaneras en discotecas para niños de 12 a 17 años. Efectivamente estarán rodeados de niños en edades similares y ahí no podrán adquirir alcohol pero, ¿crees que ese ambiente corresponde a un crío de 12 años?

No creo que sea necesario adelantar el “ambiente de la noche” a estas edades tan tempranas, no tienen ninguna prisa por conocerlo. Ahora que soy madre de una adolescente, también soy mucho más consciente de los horarios. En esta etapa ellos ya comienzan a ser completamente independientes para sus salidas, los padres quedamos un poco de lado y empiezan los encuentros con su grupo de amistades.

A mí personalmente no me gusta que anden en la calle sin un adulto a partir de las 21:30, mucho menos si van a volver solos a casa. Si por cualquier motivo se van a retrasar, para mí es conveniente asegurarnos de que no anden tirados en la calle y pasar a recogerlos, más vale prevenir que curar.

Con estos ejemplos lo que quiero decir es que no creo que debamos tener ninguna prisa en que nuestros pequeños crezcan,  cada edad y etapa requiere de un tipo de libertades que se van dando gradualmente, adelantarlo no creo que sea para nada beneficioso ya que aún no tienen madurez para vivir y entender ese periodo.

Por el contrario soy del pensamiento que debemos ayudarles a disfrutar lo máximo posible la etapa que está viviendo en ese momento, y que saquen todo el beneficio y aprendizaje posible de ella.

También nos toca hacerles entender desde la cercanía que el hecho de que un amigo pueda hacer algo en concreto y ellos no, no implica que queramos fastidiarles ni perjudicarlos, no implica que queramos marcarles una diferencia, sino que simplemente nuestra forma de entender esas cosas varía respecto a esas otras familias, explicando claramente los motivos y peligros por los que no lo vemos adecuado.

Cuando llegamos al periodo de adolescencia todo se complica, pero no sólo para nosotros como padres sino para nuestros hijos que están viviendo en un cambio constante. Aunque realmente no sean mayores ellos comienzan a verse así, reclamando toda la independencia posible. Pero está en nuestras manos el darla gradualmente, mientras le formamos y ayudamos a ser precavidos.

La conversión del niño a adulto no es sencilla y siempre estará llena de controversias. Como padres tendremos muchos aciertos, al igual que tendremos muchos errores.

Del mismo modo que no debemos impedir vivencias nuevas a nuestros hijos por nuestros fantasmas interiores, tampoco debemos posicionarnos en el extremo contrario, debemos tener claro que todo no se puede permitir y hay que esperar a que ese periodo le corresponda.

One thought on “Respetar las etapas de los niños

  1. Muy de acuerdo contigo Zulema, pienso mucho en esto que tu bien explicas. Mis hijas aún son pequeñas, y todo y vivir en un pueblo pequeño, veo que mucha gente traslada a sus hijos “prisa” por crecer y por hacer cosas que aún no les tocaría. A veces pienso en cuando sean más mayores y me pidan ir solas… ¿como reaccionaré? ¿llegaremos a acuerdo fácilmente? Intento tender lazos de confianza hacia ellas para que confien en mí… pero ya sabemos que la adolescencia es una edad complicada y de muchas controversias 🙁

    Por otro lado, y aunque no es exactamente el tema que tocas, también observo la tendencia que hay a tratar a los hijos como pequeños “reyes” o “reinas” como por ejemplo en grandes fiestas de cumpleaños con cientos de regalos, donde el niño poco aprecia al abrir tantos paquetes envueltos (al final creo que los regalos dejan de ser importantes para él) no los puede ni DISFRUTAR al no parar de abrir paquete, tras paquete… 

    A veces creo que hemos perdido un poco el rumbo… hemos absorvido tantas series de TV americanas que al final lo hemos adaptado a nuestras vidas. 
    http://mamadescubriendose.blogspot.com.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies