Régimen de visitas: Los hijos no son una moneda de cambio

Régimen de visitas: Los hijos no son una moneda de cambio

 

Al igual que hace unos meses vine a hablar de la ausencia voluntaria de los padres en la vida de los hijos después de producirse una ruptura en el matrimonio o pareja, hoy vengo a hablar de las ausencias forzadas. Los hijos no son una moneda de cambio ante nuestros intereses del momento y sus derechos deben ser respetados.

 

Después de un ruptura, la problemática que puede surgir entre las dos personas que se distancian puede ser de lo más diversa. Sobre todo si la relación no ha terminado de una forma cordial y quedan daños recientes o no cicatrizados que permitan a posterior, cumplir los acuerdos que en un inicio se dieron por válidos o hayan sido establecidos por el juez ante discrepancias en beneficio de los menores. Al igual que cada día un padre o madre sigue sufriendo las consecuencias de la desaparición voluntaria del otro progenitor en la vida de su hijo, existen padres y madres que cada día luchan por poder tener contacto con ellos porque el otro progenitor se está dedicando a pisotear el bienestar y derecho de ese niño. El derecho de visitas con un menor no es ni siquiera un derecho del padre o de la madre, es un derecho del niño a tener relación con sus padres. Cada vez que intencionadamente y sin razón justificada se impide que el progenitor no custodio tenga comunicación o pueda ver a su hijo, se están pisoteando deliberadamente los derechos de ese niño a tener una estabilidad emocional y un buen desarrollo. Cuando se entorpece el periodo de visitas con un hijo no sólo estás haciendo daño al otro progenitor, también estás dañando enormemente al pequeño que necesita de igual forma a la otra persona que hasta hace poco, formaba parte de su vida en el día a día. Salvo casos graves y complejos donde se haya establecido lo contrario, todos los niños tienen derecho a pasar tiempo con sus dos progenitores, ellos no son propiedad de nadie y no son la moneda de cambio a usar cuando más interese a alguna de las partes.  

¿Qué podemos hacer ante incumplimiento en el régimen de visitas a los hijos?

  • Si te has separado de tu pareja teniendo un hijo en común (o más) pero no estaban casados, es más que recomendable que redacten un convenio regulador y se obtenga sentencia del mismo en el juzgado para evitar problemas o desacuerdos posteriores.

 

  • Si estás separado/divorciado con convenio regulador y sentencia pero no se cumple lo establecido, lo ideal es abrir la vía del diálogo para conocer los motivos y encontrar posibles soluciones. Si tras la modificación del acuerdo las condiciones no se cumplen, se puede requerir vía burofax el cumplimiento de lo acordado al progenitor infractor, y en última instancia cabe pedir ante el juez la ejecución de la sentencia dictada.

 

  • Cualquier modificación del convenio regulador (que no sea por una cuestión temporal) debe igualmente pasar por el juzgado mediante un procedimiento de modificación de medidas para que quede constancia y se obtenga una sentencia de ese nuevo acuerdo (siempre que no perjudique a los menores el cambio).

  Grupo de apoyo a madres separadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies