Prohibido enfermar en sábado

Cuando alguien se encuentra mal y acude a su centro de salud de urgencias lo que necesita es que se la atienda como es debido, independientemente del día de la semana que sea y si necesita que se vuelva a ver pues se hace, cuanto más si en un niño Además, los padres necesitamos que se nos explique bien lo que pueden tener, tan malo es no saber, como tener “demasiada” información. Mirad lo que me pasó.

El pasado sábado por la tarde mi peque se empezó a poner un poco tontina, le toqué la frente y tenía la temperatura algo alta Le dí Ibuprofeno para bajar la fiebre y de paso intentar tratar lo que pudiera estar ocurriendo.

A las 2 horas y media volvía a tener la temperatura alta, empecé a preguntarla qué la pasaba pero no  sabia decírmelo, hasta que  empezó a decirme que la dolía en el abdomen y en un costado. Eso me asustó y decidí llevarla a urgencias. Allí la atendió el médico de guardia (que no era pediatra),

le miró el abdomen y no encontró nada. Me dijo que apendicitis no era (debió de ser sólo gases),

luego le miró la garganta y me dijo:

-Mira lo que es

En el paladar tenia unos puntos rojos, me dijo que parecía un virus pero que no se atrevía a diagnosticarlo porque no tenia manchas en las manos, que si era ese virus no tenia ningún tratamiento y que no podía mandarla nada para eso, sólo para tratar la fiebre.

Pero mi sorpresa fue mayúscula cuando me entregó el informe médico diagnosticando faringitis aguda y recetándome antibióticos para tratarlo.

En ese momento no supe reaccionar y hasta que llegué a casa y lo comenté con su padre no me dí cuenta de la incongruencia de lo ocurrido.

Si pensaba que era un virus porque me recetaba antibiótico?

Decidimos por nosotros mismos no administrarla el antibiótico y esperar a pasar la noche para ver como amanecía, no quería bajarla las defensas sin motivo.

Para colmo no sabia como se llamaba el dichoso virus, busqué en Internet los síntomas y parece ser que el virus se llama algo así como Boca mano pie, el resto lo podéis imaginar, consultar sobre enfermedades en Internet es terminar estando malo sin haber empezado. Vi unas fotos horribles sobre el dichoso virus, me preocupaba sobre todo el tema de la boca, lo que la podía doler y cómo iba a poder comer. Pasé una noche horrible pensándolo y pendiente de ella para que no la subiera la temperatura.

A la mañana siguiente amaneció perfectamente, sin manchas en las manos (que era mi pesadilla) y sin rastro de fiebre, aunque si tenía manchas y alguna que otra pequeña ampolla en la boca.

Pedí cita para su pediatra para el lunes y el domingo lo pasó bien.

Cuando la vio su pediatra me dijo que sí, que era un virus aunque ya para entonces las manchas estaban remitiendo cuando le referí el tema del antibiótico y que no se lo había dado su respuesta fue

-Vaya por fin unos padres que aciertan.-nos quedamos de piedra.

COMO? La salud de mi hija no es una quiniela, no se trata de acertar sino de actuar con sentido común ese que parece le faltó al médico que la atendió en urgencias. Si realmente creía que se trataba de un virus no le costaba nada decirme que volviera a la mañana siguiente para ver como evolucionaba aunque fuese Domingo y explicarme bien que era ese virus, cosas como si es contagioso o si la niña podía ir al colegio el lunes y por supuesto no recetarme el medicamento sin saber si lo necesitaba, porque aunque no se le dí si tuve grandes remordimientos por saber si estaba haciendo lo correcto, pero eso al médico le importaba poco.

Los que somos padres sabemos lo mal que se pasa cuando vemos sufrir a nuestros hijos.

La enfermedad no entiende de fines de semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies