Pañal nocturno en niños mayores

 

El pañal nocturno es un pequeño “monstruo” que nos sigue a los padres cuando nuestros hijos superan los 4 años y no conseguimos retirarlo. Es el causante de que muchas veces nos agobiemos sin saber cómo superar esta etapa. También es el causante de hacernos sentir el fracaso cuando por más que se intenta por todos los medios no se consigue.

 

Si ya nuestro hijo supera los seis años, pasa a convertirse en prácticamente un tabú. Es el tema que esquivamos a toda costa ya que nos avergonzamos de no conseguirlo. Pero esto, como todo, es cuestión de etapas y de madurez. Si nuestro hijo supera esta edad y aún sigue sin controlar el pis de noche, miremos al pasado y comprobaremos que al menos un familiar cercano también lo pasó. La enuresis nocturna es hereditaria mayormente.

 

Yo misma probé de todo, llegué a ponerme cuatro alarmas en la noche para llevar al peque al baño, rompiendo mi sueño y rompiendo el suyo, para nada. El peque cada día amanece igualmente mojado. También reducimos líquidos y alimentos que contengan mucha agua, para nada. Siempre amanece mojado.

 

Cierto es que hay que intentarlo, ya que el pañal nocturno a medida que va creciendo irá causando algunos problemas. Es probable que nuestro peque no quiera quedarse en casa de ningún amigo llegado el momento, o que no quiera realizar actividades donde deba dormir fuera de casa o en un entorno que no le sea tan cercano o bien no tenga la confianza suficiente. Le resta un poco de seguridad y le avergüenza.

 

En casa como todos (salvo la mayor) hemos sido muy meones, pues no le damos la importancia que para mí no tiene. Sigo pensando que es cuestión de madurez y llegará el día en que amanezca siempre seco. De hecho tiene bastantes días donde esto sucede.

 

Como he vivido y vivo esta experiencia muy de cerca, conmigo misma en su momento, sí quiero dejar algunos tips que debemos tener en cuenta en estas situaciones:

 

  • No te avergüences. No tienes nada de qué avergonzarte ya que no todas las personas son capaces de controlar los esfínteres a una misma edad. Cada cuerpo tiene su ritmo de desarrollo y madurez, es cuestión de esperar un poco e ir intentándolo sin agobiarnos.

 

  • No le culpes si amanece mojado ni le reproches. Él mismo ya ha visto y sentido que no ha salido bien, que no lo ha conseguido. No es necesario que se lo recuerdes ni que se le haga sentir mal por ello.

 

  • En algunos sitios he llegado a leer que sería bueno hacerle retirar a él las sábanas si las moja. Yo sinceramente esto lo veo como un “castigo” por algo que él no ha podido controlar. No creo que sea justo, aunque sí podemos incluirlo en su rutina de colaboración doméstica cuando toquen los cambios.

 

  • No permitas que nadie le llame meón ni le burle por este motivo. No dañemos la autoestima del pequeño de forma innecesaria. Igual nosotros mismos jamás lo haríamos, pero sí es cierto que hay personas muy entrometidas que si casualmente se enteran, suelen decirle al niño meón en forma de “gracia”. No lo toleremos.

 

  • Evitar que su entorno cercano tenga constancia del asunto para evitar lo mencionado anteriormente. Muchas veces las mamis tendemos a compartir todas nuestras experiencias con las mamis del parque o del cole. No es que sea algo malo, pero piensa que esa mami puede decirlo sin querer o queriendo (en comparación, que es muy habitual) a su hijo, y que se propague después entre sus amiguitos. Intentemos evitar que se pueda sentir ridiculizado o que alguien pueda usarlo contra él para burlarse.

 

Poco más podré añadir, esta casa sigue en lucha y no se sabe hasta cuándo 🙂

 

¿Te animas a compartir tu experiencia con los pañales nocturnos?

EDITO: ¡Etapa superada en junio de 2014!

12 comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com:   El pañal nocturno es un pequeño “monstruo” que nos sigue a los padres cuando nuestros hijos superan los 4 años y no conseguimos desaparecerlo. Es el causante de que muchas veces nos agobiemos sin saber cómo superar…

  2. Ains como me has recordado a lo que yo viví hace unos años, jejeje. Tanto estar pendiente para nada, para que al final fuera cuando él me lo dijo. Así que como la experiencia es un grado, con la peque ni me agobio, ya llegará el momento. Besitos

    • Asi es el momento siempre llega, agobiarnos con esto no sirve para nada… yo he intentado de todo con el peque y nada da resultados, así que a esperar toca. Besos!!

  3. Planeando ser padres – Pareja de padres primerizos que acaba de iniciarse en la emocionante aventura de tener hijos. La maternidad y la paternidad, las esperanzas y las pequeñas frustraciones que hallemos en el camino serán las pautas que rijan el contenido de este blog.
    planeandoserpadres dice:

    Me han parecido muy buenos consejos, porque nosotros como padres podremos desarrollar una paciencia y tolerancia con este asunto que muchas personas del entorno podrían tomarse a risa e impedir que se avance con el tema al ridiculizar al niño.

    • Así es! Es algo que normalmente no tenemos en cuenta, no creemos que algo así vaya a pasar pero puede darse el caso y el niño queda completamente ridiculizado. Es algo que pertenece a su intimidad y ahí debe quedar. Un besote!

  4. Hola! Yo no tengo experiencia, pero el pediatra de Sofi en Argentina, cuando ella tenía 1 mes de nacida, me comentó q luego de los 4 años, el los derivaba con un urologo especialista en pekes, y q con unas pastillitas y determinados ejercicios, los niños dejaban de mojar la cama en menos de un mes.

    Yo creo q vale la pena intentarlo, son etapas q se deben superar tempranamente, para que hacerlos vivir incomodos ?

    • Sí Vivi sé que hay algún tipo de medicación para esto, pero con la experiencia que yo misma viví y los referentes familiares no lo veo necesario. Es algo que se corrige con el tiempo cuando los peques vayan madurando, nadie se hace pis de noche eternamente. Un beso guapa y gracias!

  5. Hola guapa!!! Cuanto tiempo sin visitarte! Mi hija pequeña amanece normalmente con los pañales secos, dejó el pañal diurno a los 2 años, y no le he quitado el nocturno, porque no me apetece levantarme a la 1, como hacía con la hermana para recordarle que haga pipi, además, tampoco sé bien si tenía que quitárselo a la vez que el diurno.

    • Yo siempre asumí que no, supongo que por mi propia experiencia. La verdad es que nunca me planteé a qué edad se debía dejar, ¿la hay? yo pienso que es cuestión de madurez… besos!!

  6. Por aquí también estamos en la lucha con el pañal nocturno. Mi niño acaba de cumplir 7 años y aquí seguimos, se que llegará el día en que madurará. Mientras el con sus calzoncillos d dormir no se pierde ni un campamento con los scouts. Es muy importante tratar el tema en casa con normalidad y que sepa que no es el único. Yo también veo como un castigo el hacerles cambiar las sabanas a ellos. Muy buen post 🙂

    • Pues sí, hacerles ver que no es cosa de ellos nadamás,sino algo muy común ayuda bastante. Mi hijo nunca se ha sentido mal por ello (al menos que yo tenga constancia) sino que lo vive como algo natural. Besitos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.