Nuestro cuaderno

 

cuaderno de emociones

Hace unos cuantos días implantamos en nuestras vidas una idea leída en A Latidos que me pareció genial. Se trata de un cuaderno (en el blog comentó de una agenda si mal no recuerdo) pero nosotros hemos decidido usar un simple cuaderno. Se llama Nuestros Momentos del día.

La idea inicial era dejar una huella de los mejores momentos de cada uno de nuestros días, pero dándole vueltas decidí darle alguna utilidad más aparte del almacenamiento de recuerdos y momentos felices.

En nuestro cuaderno cada uno de nosotros refleja dos momentos de su día, el más bonito y el más feo, por así decirlo. Y es que a mi modo de verlo todos tenemos algún momentillo no tan agradable, que no le veo nada de malo resaltar también, son nuestros momentos y emociones.

Apenas llevamos unos días con él, y me he dado cuenta de que este cuaderno aporta muchísimo a nuestras vidas, nos enseña, nos hace pensar e intentar rectificar, incluso disculparnos por cosas de las que anteriormente no nos dimos cuenta. Ha resultado ser nuestro cuaderno feliz y de aprendizaje familiar.

Los enanos suelen reír mucho escribiendo los mejores momentos, lo pasan muy bien. Pero también se quedan caras a cuadros con los malos al descubrir cosas que desconocían o entender que realmente habían hecho un “daño” en ese día.

Por poner un ejemplo, la enana uno de los días en su peor momento escribió: “cuando mi hermano me mandó a callar para escuchar la tele cuando le quería contar una cosa”. Claro, el enano en ese momento no vio la decepción de su hermana al no ser escuchada por él, pero al leerlo comprendió que para ella fue algo importante, necesitaba de su hermano, y se disculpó con ella.

A mí también me sirve de mucho, ya que como madre humana cometo errores que a veces no veo, y ellos me los hacen ver en esa pequeña línea.

Lo que fue una genial idea para rememorar momentos felices, ha pasado a ser también nuestra vía del conocimiento y sentimientos, me está ayudando mucho en ese sentido con los niños. Parece que a veces no entienden realmente las cosas que les explicas, los motivos por los que algo no se debe hacer, pero al leerlo así y darse cuenta de que ese acto cometido ha sido el peor momento en la vida de una persona les hace pensar.

Creo que aprovecharé con este método y probar cuando el enano rompa algo más, que como ya les he contado anteriormente es muy amigo de romper todo lo que pilla… y a ver si va reaccionando un poco en este sentido.

Por lo demás quiero agradecer a Débora de A Latidos esta genial idea, que aunque la he modificado me ha encantado y ya forma parte de nuestra rutina diaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies