Nube: ¡Suerte!

Habéis ido alguna vez a comprar un test de embarazo? Cómo ha sido vuestra experiencia?

Os habéis puesto alguna vez en el lugar del farmacéutico? En los distintos deseos de resultados de cada persona que se acerca a comprarlo?

Voy a contar mi experiencia

 

Mando a mi marido a comprar un test de embarazo, el pobre es un cielo y sale de parte domingo por la mañana a buscarlo.

Se lo pide a la farmacéutica y esta al entregárselo le dice:

-Suerte!

 

Mi marido se vuelve y le responde:

-así queda bien seguro

-Claro, es que nunca se sabe cual es el resultado que desea la persona y así acierto siempre.

El hecho de la compra de este producto implica muchísimas cosas para quien lo va a utilizar, algunas lo esperamos con ilusión y deseos de un bonito positivo mientras otras desearían no tener que recurrir a ello.

 

La posición del farmacéutico implica no saber cual es deseo de resultado de su cliente. Con un “suerte” siempre queda bien tanto para un resultado positivo como si se desea uno negativo.

Que distinto es todo cuando se trata de un embarazo deseado, la ilusión con la que se vive un esperado positivo y la desdicha de uno no esperado.

En mi primer embarazo sufrí un aborto a las nueve semanas de embarazo, y cuando esperaba en la sala de urgencias mi ingreso, ya sabiendo que mi bebe había muerto y mientras lloraba en silencio su pérdida coincidí con una chica muy joven que también lloraba, pero ella lo hacia por tener un embarazo no deseado.

Paradojas de la vida; un simple SUERTE encierra todo un mundo de contradicciones. Las ilusiones que tenemos unos, no tienen nada que ver con las que puedan tener los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.