Nube: Héroes anónimos

 

balcón

A veces leemos noticias o vemos vídeos de pequeñas heroicidades, de personas anónimas que un día cualquiera se convierten en noticia. Pero todos los días a nuestro alrededor pueden estar ocurriendo, sin que sepamos de ellas, porque no saltan a los medios de comunicación o porque no hay nadie cerca con la suficiente sangre fría para, en un momento de tensión coger su cámara y grabar lo que ocurre. Esto que os cuento hoy, me lo relatan en primera persona, y cuando lo escucho puedo sentir su angustia e impotencia. Os cuento:

3 de la tarde, sale de su edificio para dirigirse al trabajo. Al salir a la calle siente el llanto de un bebé ante el que no puede reprimir ese sentido innato que tenemos todas las madres de buscar con la mirada de dónde proviene. Levanta la vista y lo que ve le produce un ataque de nervios:

De una de las terrazas del bloque de enfrente pende el cuerpo de un niño. Las terrazas tienen barrotes de hierro y por debajo queda un hueco por donde asoma el cuerpo de un pequeño. Tiene todo el tronco fuera, sólo está sujeto por los brazos.

Su primera intención es tranquilizar al bebé para que deje de patalear, pues con el movimiento se acerca más al vacío y comienza a hablarle. Después se dirige a llamar al piso; no sabe exactamente cuál es así que llama a todos los primeros. Para su desesperación nadie responde.

Sigue hablando al pequeño para calmarlo, con la suerte de estar en primavera y que se tengan las ventanas abiertas y una vecina del niño se asoma a la terraza.

 

-Corre, baja a avisar a su madre!

 

La vecina baja a llamar a la casa, pero tampoco obtiene respuesta.

La heroína relata su impotencia de no poder llamar a la madre del niño pues aunque conoce a gran parte de los vecinos, estos son nuevos y no conoce su nombre, además de contar con la barrera del idioma pues son de nacionalidad marroquí.

“- …no sabía como llamarla, ¿qué la iba a decir moraaa? Si se llamara María o Pepa… Ahora ya si sé su nombre”

Ante el revuelo armado, otra vecina también marroquí salió a la terraza y al verlo llamó a la madre del pequeño por su nombre y por fin, ésta salió a coger al pequeño.

Lo recogió y se metió para dentro.

Ahí quedó nuestra heroína sola con su ataque de nervios; tardó varios minutos en poder moverse, pues las piernas no la sostenían por el temblor que tenía.

Pasados unos días se encontró con el pequeño y su madre, y esta vez sí la dio las gracias, contándola que ese día, con los nervios no se dio cuenta de hacerlo y que después en casa lloró por el susto.

Desde ese día la puerta de la terraza permanece cerrada y es que según cuentan, era habitual ver a otro hermano mayor de unos dos años jugando solo en ella aunque ese día el pequeño que apenas gatea estuviera solo allí.

Pequeños actos de las personas que nos rodean nos reconfortan con el ser humano. Mi hermana, mi heroína.

10 thoughts on “Nube: Héroes anónimos

    1. La pobre cuenta, que llegó a pensar en subir al techo de un coche que estaba aparcado debajo para ver si llegaba hasta el niño, pero dice que no cree que las piernas la hubieran respondido de los nervios que tenía

  1. Mientras te leía creo que pasé también por los nervios de tu hermana. Imagino que le ocurre a todas pero desde que soy madre me he vuelto muchísimo mas sensible con el tema de los niños. El tener uno y ver lo puros que son, los angelitos que son te hace ver las cosas de otra manera. Obviamente en una situación como la que cuentas tan extrema, extremos son también los nervios y los sentimientos que nos aquejan…
    Besos y felicidades a tu hermana 😉

    1. Es que en un segundo te la lian, pero concretamente en este caso parece que tambien fue un poco de negligencia, un bebe que un no anda solo en una terraza así, a las 3 de la tarde con todo el calor……….. Bueno y que no respondiera nadie a las llamadas. Pero bueno lo importate es que no pasó nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies