No aportemos a la destrucción de empleo

En los últimos años se ha vuelto algo normal el ver la reducción de plantilla en miles y miles de empresas, mientras muchos trabajadores se van directamente al paro. La palabra despido, ere, vacaciones indefinidas hoy en día y tristemente, es muy habitual en nuestro entorno. Y si bien tanto la situación como muchas empresas son en parte responsables de ello, ¿nosotros como consumidores nos libramos? Me temo que no. Ayer me enviaron un vídeo que me hizo reflexionar sobre este tema. La máquina termina sustituyendo a la mano del hombre. O lo que es peor, como vemos en el vídeo nosotros mismos trabajamos gratuitamente para enormes empresas que cada día se enriquecen más, y valoran menos. Yo misma he pasado alguna vez por esas cajas de Alcampo donde me cobro yo misma. Resulta cómodo no tener que hacer colas. Llegas, compras, te cobras y te piras… yo me lo guiso yo me lo como. Pero… ¿si todos hiciésemos lo mismo, Alcampo conservaría el puesto de cajera? Probablemente lo que pasaría es que todas las cajas se convertirían en otro autoservicio más, y por lo tanto otros miles de puesto de trabajo se irían al garete.   Con el ejemplo del burguer es que ya me tuve que reír, porque más razón no se puede tener. En cualquier restaurante protestaríamos y los pondríamos a parir por algo similar. Sin embargo nos vamos a un burguer, hacemos unas colas inmensas, pagamos una cantidad desproporcionada al estilo y calidad de comida que nos darán, les recogemos y limpiamos y… ¡nos vamos tan contentos!   Pero.. ¿qué pasaría si por ejemplo en ese burguer no recogiésemos nuestra mesita? ¿ampliaría el personal? ¡para nada! Sólo explotarían un poco más al ya contratado por dos duros. ¿Entonces qué hacemos?   Me alegra mucho que me haya llegado este vídeo porque me ha servido para hacerme la propuesta de no usar estos servicios. Supongo que si nadie usa estos cajeros automáticos, en algún momento tendrán que revalorar esa idea y esos puestos de trabajo correrían menos peligro. Si no comiésemos en sitios donde además de comer basura realizamos un trabajo gratis, igual se replantean la calidad del servicio que dan.

 

¿Qué opinan? A veces soy demasiado ilusa… ¿Se les ocurre algo más?

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.