Deberes escolares, la historia interminable

deberes

 

Llevo unos días muy perdida, casi desde la semana pasada en que apenas estoy por las redes sociales salvo algún pequeño momento donde de casualidad pillo algún post de compis y le dedico un minuto. Estos días me siento bastante agotada, esos típicos días en que sientes que el tiempo no te da para nada, que vas a medias con todos pero sobre todo que lo que de verdad te apetece es meterte en la cama y ver una peli o serie.

 

Los deberes del cole vuelven a dejar huella en casa, cada tarde es una pequeña agonía y a mí ya poco se me ocurre para hacer, me siento realmente agotada con este tema. No es que la profesora marque demasiados deberes que nos impidan hacer otras cosas, simplemente es que al peque no le gusta nada de nada tener que hacer tareas en casa y entonces ¿qué hace?, pues que si la profesora marca cinco ejercicios en su agenda sólo me llegan anotados dos. Y así día tras día tenemos un cúmulo de notas de la profesora, de ejercicios del día y ejercicios atrasados. Nunca estamos al día.

 

Supongo que al enano aún le falta un poco de madurez en este aspecto, tiene que adquirir un poco más de responsabilidad y eso lo traerá el tiempo y la práctica diaria, pero le cuesta a él muchísimo y a mi me está costando la paciencia. Aunque le retire las cosas que le gustan, como la wii o su tablet el problema persiste, y ya se pueden imaginar cómo estamos en casa así tarde tras tarde, es realmente agotador aparte del malestar que nos genera. Yo me siento realmente enfadada cada vez que recibo una nota diciendo una vez más que llevó sin hacer X ejercicios, no sé si enfadada por él o por mí, pero enfadada, impotente por no saber cómo solucionar esto y ayudarle a adquirir esa responsabilidad. Lo hablo con él día tras día, le explico de la importancia que tiene el asunto, que no sólo valen las notas de los exámenes sino que es un conjunto general de trabajo y actitudes, de que no sólo se trata de tareas escolares sino que es algo que realmente necesita en su día a día, pero nada hace efecto en él, como ya dije ni la pérdida de las cosas que le gustan.

 

Sin duda algo sigue fallando y yo sigo sin saber qué es. Igual como dije sólo es falta de madurez, ya que realmente es un año más pequeño que todos sus compañeros y supongo que la profesora compara su trabajo con el del resto, pero aún así sí tiene edad para ser un poco más responsable y yo no consigo ayudarle, no consigo que esto cambie al nivel que necesitamos aunque sí hemos avanzado en ello, aunque sea poco.

 

También he de decir que no todo es negativo. El enano ha avanzado muchísimo en otros aspectos que también necesitaba y se está superando increíblemente bien, mucho mejor de lo que yo esperaba. Muchos ya saben que en varias ocasiones desde el propio centro han querido etiquetarle un TDAH que yo siempre me he negado a aceptar. Y no es que no lo acepte por irresponsable, sino porque sé que realmente no existe algo así en él, sólo es un niño inquieto. Sí es cierto que era muy pero que muy impulsivo y con “falta de atención”. Y es en eso en lo que más hemos trabajado juntos, en un año el cambio que ha dado es muy grande y lo celebramos cada día. Ya no es tan impulsivo, aunque de vez en cuando no controle y es normal, y logra concentrar su atención mucho más que antes, sobre todo cuando algo de verdad le gusta y le interesa. Y esto me lleva a pensar que no existe tal falta de atención en realidad, y sí falta de interés en algunas tareas. Sobre todo me he dado cuenta con los juegos de memoria, que no le duran un asalto ya que atiende perfectamente y memoriza dónde está cada figura para solucionar el juego. A veces con pequeñas cosas podemos ayudarles a reforzar un poco esta parte que normalmente suele alarmar, sobre todo cuando tan alegremente alguien que ni siquiera es médico te dice que tu hijo muy probablemente sea TDAH.

 

¿Cómo solucionar las tareas del colegio? Pues sinceramente aún no tengo ni la más remota idea así que se aceptan sugerencias. El problema real no está en las tareas ya que de verdad no son gran cosa que le pueda saturar, el problema real es su motivación y pasotismo con las cosas del colegio. Si tiene que estudiar o hacer resúmenes pues va genial,pero desde el momento en que tiene ejercicios para hacer en casa se nos quedan por el camino y nunca me llegan completos. De momento durante esta semana le he retirado todos sus adorados aparatitos, que incluye wii, tablet y mp4, aunque sé que esto no me resolverá nada pero de momento no sé cómo hacerle entender ya que parece ser que el diálogo es insuficiente, por más que le explique y le hable la cosa no cambia.

17 thoughts on “Deberes escolares, la historia interminable

  1. La verdad es que no se qué decirte porque no tengo experiencia en este tema y porque no estoy nada de acuerdo con que se les manden tareas para casa. Están demasiadas horas en el cole para luego llevarse más trabajo. Es como si el que trabaja fuera de casa tuviese que llevarse trabajo a a casa (los hay, pero no creo que todo el mundo estuviese de acuerdo con eso). Es mi humilde opinión.

    Por otro lado lo del TDAH. El colegio pretende hacer a todos los niños iguales, que vayan al mismo ritmo, y eso hace que a algunos se les tilde, se les encasille. Me alegro mucho de que no lo hayas permitido. Tu hijo es como es, es un niño, que estoy segura que con lo que le gusta y le interesa no tiene ningún problema.

    Un abrazo

    1. Hola Carol, no lo he permitido y no lo haré jamás porque sé que el niño no tiene ningún problema de ese tipo. Simplemente es un niño más inquieto que otros de su edad pero no considero que eso sea algo negativo, aunque sí pueda influirle negativamente en algunas cosas en este momento,,confío que con el tiempo irá adquiriendo más madurez para conseguir esas metas. En cuanto a los deberes yo sí estoy de acuerdo en ese pequeño refuerzo en casa, siempre que sea algo suave que no les lleve mucho tiempo, pues también necesitan jugar y descansar. Besos!!

  2. Pingback: Bitacoras.com
  3. Hola Zu.
    Por aquí a principios de este curso hemos tenido un problema parecido. Resulta que el profesor anterior era algo “flojito”, más relajado o como lo quieras denominar y este año les ha tocado una profesora mucho más rígida. Sufríamos cada día con la cantidad de tareas (hasta 6 asignaturas distintos, con sus respectivos cuadernillos con tres o más ejercicios) y realmente la tarea influía en la desmotivación en el carácter del niño ya que era una tortura.
    Hemos empezado a conversar con la profesora en las visitas de familia y ella se ha dado cuenta del desnivel causado por el poco exigente que fue el curso anterior y ha inventado una serie de tareas de motivación, en las que no entran los libros: obras de teatro. Con ello consigue que los niños expandan la memoria, que practiquen la lectura aprendiéndose los textos y estrecha la relación tensa que se había generado. La cosa va super bien, mi hijo y todos los niños están mucho más relajados, las tareas están mejor repartidas para que no haya tanta carga y todos estamos mucho más contentos.
    Con toda esta charla, lo que quiero decirte es que si más padres de la clase de G. muestran el mismo agotamiento relacionado con este asunto en sus hogares quizás deberíais hablarlo con la la profesora, no para decirle como debe hacer su trabajo y si para que ellas les ayude a superar esta etapa.
    Un abrazo.

  4. Yo he pasado por lo mismo, desde el día 1 de cole un montón de deberes y hasta las diez y media de la noche , toda la tarde con eso, no me lo podía creer, está en quinto de primaria y también es de los pequeños, el problema es que los demás niños o lo hacen en el patio o en las dos horas y media que tienen al mediodía, y el mío se lo pasaba jugando.
    Cuando me enteré de eso le eché el broncazo del siglo, seguimos haciendo deberes porque cada día tiene, cosa que no veo normal, pero hace algo al menos en esas horas no lectivas, es que sino no vives, y él no disfruta de su tiempo en casa con nosotros.
    Te mando un abrazo, no te desanimes, porque llegará un momento que entenderá sus responsabilidades y se apuntará las cosas en la agenda.
    Un abrazo

    1. Aldara en mi caso el problema no es la cantidad de deberes, pues realmente son muy poquitos y no llega ni a 30 minutos lo que puede tardar en hacerlos todos. El problema que tengo es que él pasa, no le gusta y lo que hace es apuntar de menos siempre, y de esta forma siempre está atrasado. Besos y espero que esté mejor ya esa situación y anden más relajados con los deberes!

  5. Soy hija de profesora, orientadora y consejera vocacional, siempre escuché de ella que a todos los niños hay que acompañarlos en sus deberes, más aún cuando son pequeños, incluso hasta bien grandecitos cuando se necesita.
    Es un espacio en el que no solo se le mira a los hijos como escriben sus cuadernos, si no que se crea un lazo vivo de entedimiento y conocimiento mutuos. Es posible saber que cosas están pasando dentro y fuera de la sala de clases, sus relaciones con profesores, compañeros y amigos.
    Con esto no estoy diciendo que tú no lo hagas, solo que este es mi aporte que viene de la mano de una mujer con muchos años enseñando y que prefiere los trabajos más didácticos y entretenidos para los niños.
    En lo personal no estoy de acuerdo con tanta tarea para la casa y como te dice Michele, conversarlo con los demás apoderados y con la profesora y/o dirección del colegio sería una buena alternativa.
    Saludos.

    1. Estoy totalmente de acuerdo con lo que has expuesto Pam, estar con ellos e implicarte (que NO hacer SUS deberes) es algo básico, y como dices sirve para llegar más allá de esas simples tareas. El tema de los deberes volveré a tratarlo en la próxima visita pero como ya dije el problema no es la cantidad ya que realmente son pocos, sino el pasotismo del peque y el no entender la importancia que tiene. ¿La tiene? ya hasta una se lía!!!

  6. Querida Zu….menudo estres, porque el temita estresa que yo he pasado por ello y con una niña menos inquieta. Si me permites mi opinion, que no consejo, creo que podría ser positivo establecer normas y pequeños horarios con descansos para esas tareas. Y no pretendas que si no le gusta llegue a todo y tu lleges tambien. A nosotras nos toman mas el pelo y quizás la ayuda extraescolar de algún profe voluntario del cole un dia a la semana pueda ser suficiente y productivo.

  7. Hola,Zu

    Como mamá no he vivido esta sitiuación aún me falta para llegar a eso, pero llegará…Sí lo he vivido como profe. ¿Qué te puedo aconsejar? Además de no perder la paciencia, al final la que termina con el “berrinche” eres tú es intentar marcar horarios. Dejarlo descansar un rato al llegar a casa antes de sentarse en la mesa de estudio. Tener un lugar fijo para hacerlos con el menor número de distraciones, que sólo te falta eso.
    Durante mucho tiempo fui profe particular y había niños que sabían hacer la tarea estando yo a su lado y sencillamente era por la tranquilidad que les daba tener a alguien a su lado. Cierto es que no puedes hacer nada si él no trae todos los deberes anotados salvo intentar hablar con su tutora y te los dé anotados por ella o que revise la agenda porque ¿poderes adivinatorios no tienes,no?
    Yo no soy muy de castigos, estoy más por los refuerzos positivos pero te entiendo perfectamente.
    Otra cosa, muchas veces los deberes que llevan los críos a casa son los que no han terminado en el cole, conozco a más de uno que llegaba con más deberes por estar bla bla bla.
    Zu, respira tranquila y relájate…lo necesitas…lo sé….y ya verás que igual un día de pronto “cae de la higuera” y le llega la madurez. Todos no maduramos al mismo tiempo y un año de diferencia es mucho tiempo y más en los niños.

    Un beso muy fuerte!!!!!!

    1. Así es Elva, tenemos horarios, estoy con él, son pocas tareas.. el problema está en que no lo anota todo, yo sinceramente a veces dudo si es por picardía, pasotismo, o que realmente puedan pasársele cosas y que lo olvide, no lo sé. También he hablado con la tutora el que me los dé anotados ella pero me comenta que eso no es posible, que él debe ser responsable y que ése es su trabajo,no sé…

  8. Vaya Zulema!!! Yo a veces tengo ganas de que llegue el momento de hacer los deberes con mis peques pero leyéndote a ti o escuchando a otras mamás amigas con niños mayores, no sé si me apetece ya tanto…jejeje. No te puedo aconsejar mucho al respecto porque todavía no he llegado a él, pero sí que mucha paciencia y ánimo. Igual es un poco de maduración, como comentas, y cuando menos te los esperes te acaba sorprendiendo. Aún así, a seguir siendo positiva, que ya verás como le encuentras solución. Si te sirve de consuelo yo llevo de semanas de locos también sin apenas poder leeros ni nada por el estilo… en fin. Un besito guapa y buen fin de semana.

    1. Yo estoy casi convencida de que sólo falta algo de maduración para resolver este “problema”, pero claro actualmente no deja de ser un problema respecto al colegio y sus calificaciones… ¿Te doy un consejo? No te apures con el tema deberes porque llegará y terminarás medio loca de la cabeza jajaja a veces se hace un poco pesado sobre todo cuando te pillan en días que tienes que hacer mil cosas y no sabes de dónde sacar el tiempo. Besotes!!

  9. Ayer dejé la página abierta para poder comentarte como corresponde. Como sabes, mi chica mayor acaba de comenzar el colegio, y le mandan tarea los jueves para entregarla el lunes. Que no suele ser más que un par de hojas, letras o trazos y un dibujo. También tenemos las actividades mensuales, que siempre hacemos juntas. Bueno, la verdad es que siempre hacemos la tarea las dos.
    Ella la hace, porque es su tarea, y su responsabilidad, pero estoy a su lado para las dudas, para ayudarle con algún trazo, o para explicarle cómo se hace de una manera más efectiva.
    Creo que los padres tenemos que estar con ellos, motivarlos y ayudarlos.
    En las clases que doy, tengo un chico que ha repetido curso, y está muy desmotivado, y ni te cuento la escena que le montó uno de los profes a su madre… Llevo días intentando encontrar de qué manera conseguir que se motive, porque se merece conseguir avanzar.

    Pero me desvío del tema. La cantidad de deberes debería ser proporcional a lo que se enseña y aprende. Puede haber deberes que te refuercen lo que te han enseñado en clase y algunos que te permitan aprender por adelantado. Pero está claro que nunca tienen que ser tantos como para quitar tiempo de ocio y sobre todo tiempo de asentamiento de las bases explicadas en clase.
    La enseñanza de las clases es lo que se aprende, los deberes sólo deben ser un refuerzo.

    1. Así es Marta estoy totalmente de acuerdo en lo que has dicho, y como ya dije no es problema de cantidad ni de tiempo. Es problema de no anotar todo lo que tiene que hacer (no suelen ser más de 6 ejercicios los días quemás trae). Yo también los hago siempre con él, bueno los hace él y al igual que tú yo le ayudo con sus dudas, y sinceramente nunca le doy las respuestas, sólo le ayudo a encontrarlas. En casa se le ve motivado pero en el colegio no. En la próxima tutoría a ver si saco algo más en claro pero ya he decidido cambiar de centro el próximo curso si es que hay plazas en el privado que tengo al lado de casa. Besos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies