Custodia compartida o desnaturalización de la maternidad

Custodia compartida o desnaturalización de la maternidad

  Ayer saltaba a los medios una noticia que a mí personalmente me alarmó. Se ha admitido a trámite la ILP para la custodia compartida, pero además se ha añadido que sea por defecto desde el nacimiento del menor. Estoy de acuerdo en que tanto madre como padre tienen los mismos derechos como obligaciones sobre el niño desde el momento en el que nace. Pero la realidad es que el niño, mientras es bebé, necesita mucho más de su madre que de su padre. Desde el momento en que nace, el vínculo que tiene creado es realmente con la parte materna, pues el de la paterna llegará poco a poco, algo más tarde y no desde el mismo instante. Lo que nos dicen las noticias es que ni siquiera es necesaria la separación. La custodia compartida será automática en el nacimiento del niño. Pero bien, ¿y si cuando el niño nace los padres ya están separados? Porque aunque suene raro, son muchos los casos de este tipo. ¿Tendremos entonces a un bebé cambiando de casa cada 15 días como sucede en niños más mayores, privándole del apego y vínculo materno, de su lactancia materna, y de todo lo que implica cuando es un bebé? ¿Vamos a ignorar las necesidades de un bebé en beneficio de los derechos de los adultos? Lo que propone esta ILP es un despropósito. Y lo es precisamente por lo comentado, para reconocer los derechos de los padres no se pueden pisar las necesidades de los hijos, porque entonces simplemente estaremos ejerciendo un acto de egoísmo enorme que demostrará que seremos incapaces de mirar por su bienestar. Los beneficios que mencionan no son del todo ciertos. Deberían serlo, pero la realidad es que no lo son y probablemente nunca lo van a ser. Establecer por defecto una custodia compartida no obligará a la mediación, no va a generar buen rollo ni mejores relaciones. Si los padres son incapaces de mantener una buena relación por sí mismos, en beneficio de su hijo, una ley no conseguirá lo contrario. Si un padre quiere implicarse en la vida de su hijo lo hará. Si un padre quiere tener la custodia compartida porque de verdad se va a hacer cargo, puede solicitarla. De hecho ante una separación la custodia de los hijos no debe ir nunca de forma automática hacia una dirección u otra. La realidad es que debería valorarse cada caso individualmente y en detalle. Que valorar se valora, pero lo cierto es que los recursos y el tiempo que se dedican a ello en muchísimos casos es realmente ridículo. Dejemos las guerras de poderes, pidamos más recursos y valoraciones sensatas que muestren qué será lo mejor para ese niño. Y este caso lo siento pero no estoy de acuerdo, separar a un bebé de su madre como supuestamente se propone, no es lo mejor para el bebé. Entiendo perfectamente que hay muchos padres que quieren ser padres sin que les dejen. Entiendo que hay muchas situaciones injustas. Pero también entiendo otra realidad que vemos y vivimos a diario. Entiendo que también hay padres que no quieren ser padres, entiendo que hay padres que no se responsabilizan, que no están ni quieren estar, y esto no lo cambiará ninguna ley, porque al igual que el padre que quiera estar va a hacerlo con ley o sin ella, lo mismo sucede con los padres ausentes. Hay realidades que ocupan porcentajes mucho mayores al de padres que quieren ser padres y no se lo permiten que se quieren ignorar, pero no es posible. No podemos usar una ley de custodia compartida afirmando que reducirá las denuncias falsas por maltrato. ¿De verdad se han parado a mirar los porcentajes? Tampoco dudo de que existan algunos casos donde se haya jugado con esto, pero lo cierto es que no son una mayoría. Sin embargo sí tenemos miles de casos de maltratadores con régimen de visitas reconocido, como para además dar una custodia automática. ¿Dónde queda aquí el bienestar del menor? ¿Dónde queda su seguridad? Porque además cuando muchas madres denuncian, pocos jueces presta atención real mencionando la alineación parental. Qué gran invento para no escuchar y no valorar. Qué facilidad de quitarse el marrón de encima y no tener que deshacer. Qué poca importancia tiene la seguridad de un menor. Y escribiendo esta línea me ha venido a la cabeza el caso de una mujer, que recibe un día una llamada de su exmarido que le pide que se asome a la ventana, sólo para ver cómo estrella el coche con sus hijos dentro en la rotonda. ¿Y después qué? ¿Quién paga esos errores judiciales? Déjame adivinarlo: nadie. Nadie se responsabiliza de no haber escuchado. Y sé que una vez más me tirarán en cara que también hay madres de este tipo. Y nunca lo negaré. Pero insisto en que los porcentajes hablan solos. E insisto en que no defiendo que la custodia vaya hacia un lado, hacia otro o para ambos. Considero que es muy necesario tomarse este tema mucho más en serio y realizar estudios más profundos. Hace falta dedicar bastante más tiempo a todo esto, porque en un mes no se puede saber qué progenitor es el idóneo para ejercer la custodia, o si ambos pueden serlo para otorgar una compartida. Tampoco podemos ignorar la de veces que se solicita una custodia compartida únicamente por no tener que abonar una pensión mensualmente. Y aquí también me dirán que eso es absurdo porque el gasto existe igualmente, pero tampoco es del todo cierto porque la realidad es que muchos dejan a los niños pasar necesidades. De hecho, la realidad es que existen más denuncias por impago de pensiones, donde el padre se ha desentendido de ese hijo, que solicitudes de custodia compartida de padres que quieran ejercerla. La triste pero cierta realidad es que aún son muchísimos más los menores abandonados por sus padres, que padres que realmente quieren ejercer. Son muchos los menores que durante el régimen de visita paterno quedan aparcados con cualquier familiar, privándoles de estar con la madre para seguir teniendo un padre ausente. La realidad es que son muchos los menores completamente cosificados. Y esto no lo va a solucionar una custodia compartida. Ninguna ley hará que las relaciones entre padres mejoren si no se tiene la voluntad. Simplemente se van a aumentar las guerras, y con ello el sufrimiento de muchos niños. Valoremos lo que se pide desde varias perspectivas y no sólo desde una. Miremos un poco más allá de nuestra propia situación y valoremos otros posibles. Pidamos más recursos, más tiempo de estudio, más informes que valoren realmente la idoneidad para ejercer una custodia y no medidas genéricas que van a afectar, para mal, a muchos miles de niños.

One thought on “Custodia compartida o desnaturalización de la maternidad

  1. Estoy de acuerdo en que hay que mirar caso por caso, pero ni mencionas las madres que se desentienden de los hijos ni el maltrato que supone quitarles un padre o una madre. Y ninguno de los dos se puede reducir a una pensión y una “visita”…
    Y lo de que si un padre quiere se puede implicar…ja..madres que ponen kms de por medio, ponen trabas, denuncias o consiguen que el hijo no quiera ver a su padre o madre…
    A mí me parece que la custodia compartida es un derecho del hijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies