Criticar, ¿es violencia?

Criticar, ¿es violencia?

El otro día cuando me asomé a twitter me encontré un tema muy interesante. Pilar, de Maternidad Continuum lanzaba la pregunta de si criticar se podía considerar violencia. La conversación se generaba entre Pilar y La Orquídea Dichosa, pero no pude evitar meterme y dar mi visión, aunque obviamente twitter se nos quedó un poco corto por su limitación así que he decidido plasmar aquí mi pensamiento sobre el asunto.

 

Bien, creo que cuando se trata de crítica todos podemos hacer como mínimo dos diferencias: la crítica constructiva y la crítica dañina o que no aportará nada beneficioso.

 

En este caso que se trata yo descartaría por completo la crítica constructiva. Criticar constructivamente es ayudar a mejorar algo, es aportar soluciones y dar nuevas ideas, es ampliar la visión del tema a tratar mediante diálogo pero la intención no es la de criticar como normalmente conocemos este término.

 

Me basaré en la otra versión, el hablar por hablar, ya que creo que encaja más en el hilo que se produjo esta minicharla, o que al menos yo así lo entendí. ¿Se puede considerar violencia? Pues sí, para mí sin duda lo es. No me voy a ir más lejos que al propio tema de nuestros blogs, la maternidad.

 

¿Qué pasaría si nosotros, como padres, a cada momento criticásemos a nuestros hijos en todo lo que hacen? ¿Se podría considerar que los estamos violentando emocionalmente? Si tu respuesta a esta pregunta es un sí, estamos totalmente de acuerdo. Si tu respuesta es un no, siento ser tan directa y franca pero deberías observar bien a tus hijos, tratar de comprenderles y de apoyarles porque es algo de lo más básico para su buen desarrollo. (¿crítica?)

 

Otra gran pregunta para mí en este hilo sería: ¿Y por qué se critica?

 

A mi modo de verlo, muchísimas personas a través de la crítica reflejan algunas de sus carencias. Carencias en todos los sentidos, ya pueden ser físicas, materiales, emocionales… es todo un conjunto. Por poner un simple ejemplo, algo de lo más habitual en el día a día de a pie es criticar la forma vestir de otra persona. Una crítica que realmente no aporta nada, pero sale a la luz simplemente porque nosotros no consideramos correcto u oportuno la forma de vestir que tiene el otro, ¿pero realmente es malo o perjudicial el vestir diferente? ¿que a nosotros no nos guste nos da derecho a señalarle? Igual la crítica se debe a que nosotros no hemos tenido la suficiente confianza o autoestima para atrevernos con un look así, o tal vez nuestro cuerpo no nos lo permite por el motivo que sea.. podrían ser muchas cosas más aparte de que compartas o no ese gusto.

 

Criticar es violentar verbal y emocionalmente a otra persona, y lo peor de todo es que es una violencia habitual, que se da millones de veces diariamente sin que pase nada, es una violencia totalmente aceptada y normalizada por la sociedad (como algún que otro tipo más). Normalmente con la crítica lo que se consigue es señalar a una persona en algo que nosotros creemos negativo, en algo que no aceptamos, y de cierto modo lo que se hace es tratar de ridiculizar por un hecho que nosotros no logramos comprender, compartir, ni mucho menos respetar.

 

Otro caso muy habitual lo podemos encontrar en cuando se dice “pero mira a fulanita, todo lo que habla y no mira su propio tejado”. ¿Esto es una crítica? Pues sí, sin duda. ¿Por qué damos por hecho que debe mirar su propio tejado y no asumir que igual para esa persona las condiciones que tenga son las ideales? Igualmente la estamos criticando ¿no? Tema complejo y amplio.

 

Y ya aprovechando el tema, buenísimo por cierto que Pilar sacó a la luz, me gustaría conocer tu opinión al respecto. ¿Es para ti la crítica violencia?

Este post nace de las preguntas e investigación que Mónica Álvarez está realizando acerca de las críticas en la crianza como una forma de violencia y del post publicado por Mónica en Maternidad Continuum. Pronto habrá una segunda parte, así que no se lo pierdan.

 

Mónica es la autora del libro El Ombligo de Atenea, coautora del libro Las Voces Olvidadas y autora de los blogs Duelo Gestacional y Perinatal (que cuenta además con una comunidad sobre duelo) y El Hada de los Girasoles (con consejos para mejorar la salud financiera y emocional de la familia).

9 thoughts on “Criticar, ¿es violencia?

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Hola!! Me interesa mucho el tema, yo fui quien le propuso a Pilar sacar este tema en su blog a través de este artículo mío:

    http://www.maternidadcontinuum.com/2012/12/%c2%bftodavia-le-das-teta-lo-vas-a-%e2%80%9camariconar%e2%80%9d%e2%80%a6/

    Estoy encantada de que este tema se retome entre otras madres blogueras y que mucha gente se anime a volcar sus ideas y experiencias sobre el tema. Yo tengo pendiente escribir sobre las conclusiones que de momento he sacado. A ver si entre esta semana y la que viene lo escribo, que tengo varios temas entre manos y no me da la vida para más.

    Un abrazo muy fuerte!!! Mónica Álvarez

  3. Para mi, cuando la crítica apunta a anular al otro, ya sea ridiculzando, minimizando o ignorando. Absolutamente es un acto de violencia.
    A veces se puede hacer una crítica con la mejor de las intenciones, pero de todas formas en algún aspecto se opone a lo que el tro dijo o hizo, entonces…. ufff… igual lo es, pequeñito, pero lo es. Por que el mensaje es: “debiste hacer esto otro, tu decisión no ha sido la correcta”….
    Saludos y felices fiestas, mira que le mundo no se terminó, jeje.

  4. Pues personalmente te diré algo: no comento en ciertos blogs no porque no los lea, sino porque he visto para mi forma de entender la crítica la poca libertad que se permite a los comentarios, porque no buscan generar opiniones constructivas sino cerrar círculos. Supongo que en cierta medida todos lo hacemos con mayor o menor consciencia, pero si no se permite opinar con libertad, no merecen mi opinión porque además no les iba a servir de nada porque no la querrían tampoco. Y paso de comentar anónimamente. Ni una ni otra forma irían con mis principios.
    Porque además me molesta que se critique al otro por su forma de pensar, más que si se me criticara a mí.
    Me ha gustado tu post! 😉
    Sigue así, tienes mucho que aportarnos a todos!

  5. Estoy de acuerdo en que la gente -me incluyo algunas veces- critica por criticar, por carencias propias y porque, al fin y al cabo es patrimonio de este país. Aquí, vale el todo por el todo, y si además lo acompañas de gritos y aspavientos, parece que hasta te da más categoría para ¿tener? razón.
    En petit comité, y ya me centro en blogs o reuniones de amigos, debería ser críticas constructivas, y no ofensivas, o críticas por críticar. Es una especie de violencia que no es explícita, ya que no hay golpes pero algunas palabras, frases, expresiones duelen más que un golpe.

  6. Sin duda estoy de acuerdo contigo, para mi la crítica desde el punto de vista que expones sí que es violencia, por supuesto. En concreto, la crítica de algunos padres hacia sus hijos y la manera en que “critican” sus comportamientos, me parece de lo mas violento y no me gusta nada que lo hagan delante de mi, y en general criticar por que sí al prójimo tampoco va conmigo. Otra cosa es la crítica constructiva, por ejemplo, cuando alguien me deja un comentario en mi blog y está en desacuerdo conmigo, y lo hace de forma respetuosa, casi me gusta mas que si solo me da palabras de elogio. Me parece un tema muy interesante.
    Felices Fiestas Zulema!!!

  7. Me ha encantado tu post Zulema!
    Sigo reflexionando sobre el post de Mónica y sobre los comentarios que nos dejaron en ese post a Mónica y a mi porque es un tema que da para mucho…en realidad el post se centraba en las críticas sobre crianza y sobre la maternidad, pero tú has abierto una línea muy interesante viéndolo desde el punto de vista del niño y de las críticas de los padres hacia sus hijos.

    Aun no tengo clara mi opinión…pero reconozco que el fondo de tu artículo me ha gustado…será que pienso como tú pero que aún no me he dado cuenta del todo 🙂

    Un abrazo y gracias por acompañarnos en nuestra investigación particular

  8. Es un tema controvertido, sobre todo e España, que es un mal arte que se practica a mansalva. Estoy de acuerdo contigo. Criticar por criticar está mal en todos los ámbitos. Pero aplicarlo a los hijos es como tirar piedras sobre el propio tejado. Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies