Corto de tinta, un libro con alma propia

El año pasado fui testigo de la felicidad de un amigo, de un compañero que ha compartido conmigo (y muchos más) muchos ratitos de letras. Para mí leerle siempre ha sido un placer, cada uno de sus versos, aunque a veces tristes, me enamoran. Es de esas personas que debería conocer y leer todo el mundo. Hace mucho tiempo ya que tenía pensado hablar de este libro, pero hasta ahora por muy variados motivos no lo había hecho.   Un día hablando con él, me prometió que recibiría como regalo un ejemplar de su libro según se publicase. Y cumplió su palabra. Poco después recibía en mi buzón el ejemplar de Corto de Tinta firmado y dedicado por Toño Jerez.   Corto de tinta - Toño Jerez   Toño es un grande. Aunque no suela mencionarlo ha sido galardonado en muchos concursos de poesía. Cada uno de sus poemas refleja mucho de sí mismo, y siempre escribe, como él dice, sin hipocresías.   Con este poema ganó el I certamen Internacional de Poesía Francisco Pérez Fernández.  

POETA DE GUARDIA

Todas las noches en todas las ciudades

un poeta insomne debería caminar las calles,

debería ejercer de sereno

aunque lleve el corazón entre los dientes

y una ebria lapicera le queme el bolsillo,

Un verso a tiempo asegura el deshielo de las camas

y ayuda al buen dormir, o si ya es tarde, al buen morir.

Un poeta de guardia

al servicio de adolescentes de trastabillado palpitar

que fenecen de miedo en cada latido nocturno,

al cuidado de prostitutas famélicas de ternura

con ganas de habitar un paisaje distinto,

a disposición de la mujer que acaba de quedarse viuda

y llora mientras escucha Fly me to the moon.

De noche, los poetas deberían estar junto a las farolas,

o a la salida de cualquier club de jazz,

porque a veces las notas

duelen tanto que suenan a lágrima,

y una lágrima nocturna que suena a jazz

sólo puede remendarla un poeta.

Todas las ciudades

tendrían que situar a los poetas estratégicamente

cuando llega la noche.

Para que ausculten los pechos de los borrachos

y estrujen sus corazones hasta sacar toda la soledad

que deja el ron cuando pierde el azúcar.

Que recorran las aceras mientras tañen una campaña

a modo de aviso y reclamo a los que no duermen

pero necesitan una boca que besar, una lengua que morder,

una piel que acariciar antes de que sea demasiado tarde.

Para que nadie muera de ausencia en la ventana

ni agite el llanto, ni derrame la pena,

ni despierte a la tristeza.

Pero las ciudades no tienen poetas de guardia

y los botiquines sólo acumulan objetos inútiles.

      Corto de tinta es un libro que desgarra. Un libro donde se plasman sentimientos, pensamientos, vivencias, denuncias, protestas.. donde se plasma la esencia de la persona que lo ha escrito. Me atrevo a afirmar que leer Corto de Tinta es conocer un poco más a Toño, y para mí ha sido un auténtico placer. Gracias Toño, me leas aquí o no, por tu libro y por todas esas noches que hemos compartido de poesía, de charlas, y de risas.   Me voy a atrever con permiso, a rescatar un pasaje de este precioso libro.  

Máscaras

  Este callarse siempre o casi siempre. Este no incendiarse aunque ardamos. Este amargo materialismo primo hermano de la avaricia. Esto de ser políticamente correcto aunque sangren las aceras. Este caminar sin pisar el suelo para no hacer ruido. Estas maneras de vivir, de confundir hipocresía con educación, distancia con buenos modales, y soledad con tristeza, cuando en realidad es un oasis de certeza. Todos estos, estas que padecemos harán que cualquier día no seamos capaces de saber si la máscara que utilizamos a diario forma ya parte de nuestra propia piel.     Y para terminar, la sipnosis del libro que son unas palabras de José Escánez Carrillo totalmente acertadas.   Corto de tinta no es un libro casual; es un estado de voluntad, una necesidad de renovación, un “ovario” de poemas. No es la impotencia lírica de un poeta falto de técnica, ni de imágenes; sino la catarsis obligada de quien se arrastra por la realidad con un verso colgando de los dedos, la mirada poética que se expande fuera del poema, mirada medida pero sin métrica; con el ritmo absoluto de la vida marcando las pulsiones del lector. Corto de tinta es un reportaje lírico, poemas non natos manchados aún con el aliento amniótico de la vida; la melodía de la autenticidad.   No esperes encontrar en él, lector, otra cosa. Este no es un libro de poemas; es un libro de poesía.

 

10 thoughts on “Corto de tinta, un libro con alma propia

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Yo me he quedado impresionada con el poema, que me ha encantado. Es complicado que la gente aprecie la poesía, creo que en este país, no llegamos a tener la profundidad de sentimientos que hay que tener para leer y comprenderla. Por eso, tiene más mérito aún, que haya conseguido ganar, -tu amigo- varios premios. A mí, con ese poema me tiene ganada como lectora.

  3. A mí también me ha encantado el poema. Yo no acostumbro a leer poesía porque muchas veces pierdo el interés antes de que termine en cambio esta composición la he disfrutado hasta el final. Se nota el sentimiento puesto.

    Felicidades a Toño Jerez por su nuevo libro y su gran capacidad para transmitir.

    ¡Besos Zu!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies