Carol: Mi historia con la lactancia

Ya que estamos en la semana mundial de la lactancia materna, me gustaría contar mis experiencias sobre la lactancia, como madre primeriza y ya de segundas que cometí errores también.
Cuando nació Sara una pediatra en el materno infantil me recomendó darle manzanilla y agua porque se podría deshidratar la niña, buena cosa le dijo a una madre primeriza!! me faltó tiempo para comprarle los biberones. Por otro lado me dijeron también que el ponerle chupete evitaba la muerte súbita … pues ahí que mi niña desde que nació con chupete. Tardó en cogerlo más de dos meses, pero le compré mil chupetes hasta que cogió uno.


Después como Sara tenía el sueño tan malo, y no dormíamos NADA la farmacéutica me dijo que le metiera una «ayudita» que eso era que mi leche no alimentaba, claro está tonta de mí que como no,» le hice caso». Pese a todo eso mi hija milagrosamente seguía queriendo teta, y digo milgrosamente porque una vez que metes biberones y chupetes se lían y no saben agarrar el pezón.

 

Después de todo esto, al mes de nacer Sara cogí una otitis bastante grande, me acordaré de ese dolor toda mi vida…. pues claro tuve que ir al médico. Me mandaron antibioticos, y claro unos me decian que no afectaba a la lactancia y otros que sí, así que como madre primeriza y cagada de miedo pues opté por quitarle el pecho.
Cuando me quedé embarazada de Marta, tenía muy claro que quería darle pecho, pero todavía pese a todo lo que me pasó con Sara tenía desinformación con el tema. Le metí el biberón de manzanilla. Yo quería y tenía muy claro que queria darle pecho.. pero a los diez días de nacer mi niña una horrible noticia llegó a mi casa. Mi madre, despues de un análisis rutinarios la llaman de urgencia del hospital y cuando llega le dicen que es probable que tenga leucemia.

 

Pues así es…. después de unos dias ingresada nos lo confirman, así que imaginaros qué gran palo recién parida, cuando más falta te hace tu madre y por otro lado sentirme peor todavia, porque estuvo ayudándome mucho y no me di cuenta de lo que tenía encima. Pues claro, iba a verla al hospital y empecé a darle biberones de leche mía, pero la cosa iba a menos porque al no mamar la niña no producía tanta leche, un sacaleches ayuda, pero no lo suficiente como que mame un niño. Llegó el momento que le meti «la ayudita» porque me perdió peso la peque y me asusté mucho,por una parte claro, todo el estado de nervios que tenía yo encima, y las horas que pasaba fuera de casa todo eso influía.

 
A los dos meses o así, entré en un foro donde me ayudaron muchiiiiisimo, para la relactación, y ahi me informe bien de todo, que para la lactancia materna, nada de biberones, nada de chupetes, pero claro el problema era que yo pasaba mucho tiempo fuera de casa sin ella, y eso no ayudaba para nada a la relactación. Mi marido, también cometió el error de cuando yo no estaba darle chupete y llegó el momento que la niña no quería pezón sino tetina de plástico… y me sentí super fracasada. Hice todo lo que estuvo en mi mano, pero tenía que estar en muchos sitios a la vez y no era posible, ni compatible con la relactación.

 
Al final pude aguantar unos 5 meses con lactancia mixta, pero para que se me enganchara mi niña dos o tres veces por semana era un milagro y muchísimas horas de insistencia cuando me quedaba en casa con ella, cuando no iba al hospital a ver a mi madre.

 
Cuando me quedé embarazada de Mario, que fue sin buscarlo, por un lado no era el mejor momento, porque mi madre estaba en pleno transplante de médula y estaba bastante mal, pero por otro lado dije, este niño es una tercera oportunidad para que cumpla mi sueño, amamantarlo hasta que él quiera. Y bueno, sé que es poco tiempo, Mario el dia 7 hace un mes, y nos va genial con la lactancia y claro ahora no estoy cometiendo ningún error, nada de chupetes, nada de biberones, el niño no ha probado otra tetina que no sea mi teta y asi vamos a seguir por muuuucho tiempo!!

 
Ahora estoy buscando información a ver si logro conseguirla, me gustaría hacerme asesora de lactancia, porque por mi alrededor veo a muchas mamis perdidas en este mundo… y siempre se agradece una ayuda y por aqui por mi pueblo no hay ninguna. Leí que hace falta unos cursos y tener experiencia de lactancia materna de 1 año.

 

Yo voy por un mes pero se que lo conseguiré y ahora voy luchando para conseguir ser asesora de lactancia, una nueva meta que me parece preciosa 🙂 En fin, espero dentro de un año, decir que sigo con mi enano recolgado en las bandoleras y teteando muchiiiiiiisimo jaja. Un beso a tod@s.

8 comentarios

  1. Soñando Duendes – Madrid – Soy Carolina Sánchez, mujer, madre, hija, hermana, compañera, amiga… Desde 2013 realizo talleres y asesorías a domicilio. Como Asesora puedo acompañarte y asesorarte, en lactancia, postparto, porteo, alimentación complementaria, sueño infantil, control de esfínteres y desarrollo normal del niño sano. Soñando Duendes es mi proyecto de vida, un lugar donde puedes encontrar información actualizada, servicios a tu medida y productos varios destinados a hacer tu crianza más sencilla. Mi continua formación me ha aportado, además de amplios conocimientos, experiencia, y, sobre todo, autoconocimiento y crecimiento personal. Soy Asesora de lactancia, Asesora Continuum® y me he formado en psicología en crianza consciente. Puedo ayudarte, desde la experiencia, la evidencia científica y mi acompañamiento, a resolver todas tus dudas en torno a tu maternidad y vuestra crianza. Para ello puedes ponerte en contacto conmigo para concertar una asesoría individualizada o asistir a uno de los talleres que imparto. Como Asesora de maternidad y crianza me esfuerzo siempre en ofrecerte la información personalizada a tus necesidades, desde la evidencia, la honestidad y la empatía. Porque no existen fórmulas mágicas. Yo sólo te ofrezco la información y las herramientas para que vosotros como familia encontréis vuestra manera de funcionar. Bienvenid@
    Carol dice:

    Es duro y difícil cuando no se tiene la ayuda necesaria. Tu lo intentaste e hiciste lo que pudiste y eso que se llevaron, sea el tiempo de lactancia que fuese. Me alegro de que ahora con Mario os vaya tan bien.
    Yo me he formado este año como asesora de lactancia y estoy muy contenta. A mi no me hizo falta ningún requisito para formarme, sólo muchas ganas, lo hice en el Centro Raíces. Fedalma no se si pide requisitos, La Liga de la Leche creo que sí. Espero que vuestra lactancia dure todo lo que deseeis los dos y que te convierta en otra asesora para que puedas ayudar a todas las mamas que lo necesiten.
    Un abrazo

    • Carol fedalma es la que creo que mire, pero voy a mirar en la liga de la leche que es la que esta aqui en malaga. La verdad que tengo muchas ganas y mucha ilusion para ayudar a mamis que esten tan liadas como yo en algun momento 🙂 besitos guapa

  2. ¡Mama qué sabe! – Nótese la diferencia que puede suponer algo tan sencillo y simple como una tilde: ¡Mamá qué sabe! está tan lejos de la realidad de una mamá que sabe... Soy madre las 24 horas del día de un hijo de 10 años y una hija de 22 meses; pero también soy mujer, esposa, trabajadora... Y amiga, también soy amiga. Puedo ser esa desconocida amiga en la distancia...
    ¡Mama qué sabe! dice:

    En primer lugar te agradezco que compartas tu experiencia, es evidente que a través de la interrelación con otras madres, aunque sea a través de internet, se puede ayudar y apoyar muchísimo. No obstante, ojalá puedas ver cumplido tu deseo.
    Me alegro muchísimo que esteéis disfrutando ahora de una lactancia materna como soñabas. Después de todo lo que pasaste ya te la merecías!
    Yo también soy mamá de teta, así que ánimo con ese pequeño campeón!

  3. HOla, después de leer atentamente la experiencia de mi compañera me animo a contar la mia.
    Pablo nació de 37 semanas y 3 dias, provocándome el parto pq tenia una fisura en la bolsa.
    El crio nació llorando muy espabilado pero tras esas primeras horas de vida parecia que se habia tomado un tranquilizante, no habia quien lo despertara.
    Desde casi que lo pusieron encima de mi intenté darle mi teta, pero ya la gente que tenia alrededor me avisaban que lo estaba axfisiando y eso me hacia cambiar de postura cuando era la correcta. Las matronas me dijeron en mas de una ocasión que respiran por el lado que no se ahoga, y si fuera asi el niño se moveria para poder respirar.
    Luego ya subida en planta me avisaron que lo despertara mas veces para lo del pecho pq si no le podia pasar algo en el cerebro si no recibia alimento, claro, yo constantemente me lo ponia encima para ver si succionaba. Y el ajeno a todo eso chupeteaba un poco, se ponia otra vez a dormir aunque estubiera estimulándolo etc.
    Luego las visitas que en principio agradecí me empezaron a agobiar, pq me avisaban continuamente de lo mal que lo hacia, :
    -no ves que está pasando frio,(pq se le habia salido un pie del pañuelo que lo cubria)
    -dejalo ya tranquilo en su cuna.
    -lo estas malcriando ahi todo el rato ctgo, luego no podrá dormir solo.
    -no te coge la teta pq lo tienes incómodo,(parecia incómodo pq como me la rechazaba pues a veces se retorcia, pero el niño tenia la misma postura de cuando si se me ha cogido)
    -Yo creo que deberias darle un biberon
    Asi todo el tiempo, y encima algunos comentarios eran en tono poco agradable de reproches contra mi, vamos que protegian al bebe de su madre.(para flipar).
    Luego entre mis visitas y la chica que tenia al lado, la habitación siempre estaba llena de gente hablando, no era el ambiente adecuado ni para mi ni para el bebe.
    Las matronas o enfermeras me sorprendian, pq querian ayudarme y de hecho gracias a ellas se me enganchó mas de una vez, y me decian la mayoria una y otra vez que lo estaba haciendo muy bien. Y eso que todo el mundo me decia lo contrario.
    UnA VEZ en casa, seguia teniendo visitas, y nadie me preguntaba si yo queria tenerlas, estaba ya tres dias sin dormir prácticamente, y con una cara de loca, y aun así se me imponia recibir gente pq era lo que toca hacer, hasta que no pude mas y estallé. En esos momentos lo único que me importaba era la lactancia del bebe y con gente alrededor no podia intentarlo pq me ponian nerviosa, además que necesitaba tb descansar.
    En el hospital me dieron una jeringa de leche artificial pq el niño no se enganchaba para que recibiera algún alimento y asi continué en mi casa. Hasta que en el 4º dia me dio la subia de leche, y probe a rellenar la jeringa con esa leche y sorpresa, el niño se volvia loco tomándola le gustaba mucho mas. Pero seguia sin engancharseme al pecho.
    Luego me empecé a agobiar otra vez pq la jeringa tardaba una eternidad en tomársela y perfectamente se me podia juntar una toma con otra, asi que me compre un sacaleches y biberon para poder darle la leche materna mas rápido y fácil.
    En todo ese tiempo el niño a lo mejor se me enganchaba un ratito una vez cada tres dias así.
    Acudí a un taller de lactancia, y sorpresa, el niño sin ayuda de nadie se me enganchó. Pero luego al moverme de sitio, ya no sabia volver a engancharse y la matrona se me acercó y con sus consejos ahi lo tenia alimentándose con mis dos pechos, toda una experiencia muy satisfactoria por ambas partes, casi lloro, que orgullosa me sentí y la cara que tenia mi bebe tan plácida(si es que se nota que les gusta mas la leche natural que la otra).
    Mañana de madrugada el niño hara tres semanas y ahora lo tengo tomando biberones de leche artificial en su mayoria y leche materna.
    Yo me sacaria mas pero no se que me pasa con el sacaleches que no me llevo muy bien con el, no se si es que se me ha roto, pero a veces es toda una tortura el tener que extraerme el alimento, empieza a gotear, lo seco, sigue goteando y pringandome, y otras veces funciona bien.
    Y siempre en cada toma o casi siempre le pongo el pecho que me lo rechaza, y como veo que sufre tanto pues le doy el biberon. Hasta hace dos dias que no me lo he acercado pero es que su rechazo tb me crea ansiedad, y ese momento para mi no es nada agradable, como que me canso, entoces le doy directamente el bibe. Cuando está relajado y lleno casi me lo pongo al pecho como de mentira y a veces me lo coge y subciona, pero lo suelta enseguida.

    Resumiendo yo creo que si no hubiera tenido tantas visitas en el hospital y un mejor ambiente, podria haber enganchado al niño. La gente aunque no lo haga a drede, puede hacer daño a una madre. En mi caso yo soy primeriza e insegura, y todos esos comentarios hacian que me viera incapaz de todo, tb añadiendo que tengo anemia y que tras el duro parto, me costó reponerme pq tenia como mareos.

    Me encantaria que mi bebe tomara pecho pero creo que acabaré dándole biberones artificiales pq tampoco me puedo sacar tanta leche ya que es como que se me está acabando.

    • Alicia! ains y que te digo, si me veo reflejada en muchisimas cosas. Lo mejor para todo esto es la tranquilidad, y es verdad que las visitas muchas veces son de lo peor, y como tu dices hay quien lo dice sin intencion, pero hay que pensar las cosas antes de decirlas porque a una mami le `puede hacer mucho daño y lo pero estropear la lactancia. Sigue en los grupos de apoyo, que son buenisimos y como te dije antes informate de un relactador, comentaselo a las expertas que son las que te pueden ayudar, pero si tienes ganas fuerzas adelante!!, lo mejor es arrimartelo al pecho cada vez q puedas y suprimir todo lo que sea tetina que no sea el pecho pero para eso hace falta muchisima paciencia, animo guapa!!

  4. Como que mi hija mamaba como una desesperada, también me dijeron que mi leche no alimentaba y me asusté. Un pediatra me habló de la ayudita pero al final no le hice caso (por suerte porque como dices cuando eres primeriza, eres vulnerable). La evidencia era que mi hija estaba hecha una bola…

    • Sonia, yo creo que los pediatras deberian hacer cursos de asesoras de lactancia y que se informen un poco mejor, porque es penoso que con una carrera de tantos años, te digan esas cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.