Carnet de madre: Confieso que he perdido puntos

Carnet de madre: Confieso que he perdido puntos

 

Soy una madre imperfecta, siempre lo he dicho y siempre lo diré, básicamente porque para mí la perfección no existe. Lo bonito es aprender a amar a las personas con todas sus imperfecciones, y eso es lo que hacen mis hijos conmigo, o al menos lo que espero que sigan haciendo dentro de diez años más, cuando descubran todos los motivos que he dado para la retirada del carnet de madre.

El día a día, sobre todo cuando casi siempre estás sola con los niños no suele ser todo lo sencillo que nos gustaría, y muchas veces las madres adquirimos ciertas habilidades para que el día en curso sea de lo más tranquilo posible. Hoy tengo que confesar que he dado más de un motivo para ir restando puntos en el carnet de madre, por ejemplo:

  • Se supone que cuando te conviertes en madre, desarrollas la habilidad extra de crear, coser o tejer. Por alguna extraña razón yo nací sin esta habilidad y tampoco la adquirí al convertirme en mamá. Ni por primera ni por segunda vez. Siempre he sido nula para todo lo que sea costura o manualidades, y entonces, ¿qué pasa cuando llega carnaval?, pues que salgo corriendo tienda a tienda a buscar un disfraz para que mis hijos vayan a la fiesta del colegio disfrazados, pero… ¿qué sucede cuando encima, olvidas el disfraz y ya no tienes tiempo para nada? Pues que la menda se va a por cartulinas y pintura facial, les hace un par de círculos grandes en cartulina, les pinta la cara y los convence totalmente de que son una ficha de parchís y que están DI-VI-NOS.

Lo sé, entre el olvido y la cutrez de disfraz de ese momento ya es para retirarme directamente el carnet, ¡pero ellos me siguen adorando!

  • Las mentiras a la hora de comer: Pues sí, he mentido más de una vez, lo tengo que reconocer. Que me digan que algo no les gusta cuando siempre lo habían comido perfectamente es algo que me desquicia. Un día se zampan que da gusto unos churros de pescado, y al siguiente mes te dicen que no, que eso no les gusta y no hay tu tía que se los haga comer. Así que durante muchísimo tiempo en mi casa la carne de conejo siempre fue de pollo, los churros de pescado también eran de pollo, los calamares eran pulpo (sí, colaba aunque no sea lo crean), y santo remedio.

Aquí sumo otra doble penalización, mentirles y colarles algo que afirman no gustarles. ¡Pero me siguen adorando y comiendo!

  • Incumplir mi propia palabra: pasar de decir no a algo, al dárselo por no estar oyéndolos. Yo no sé ustedes, pero al menos mi peque me tiene cogida la vuelta y cuando de verdad quiere algo puede pasarse todo el santo día junto a mi oído erre que erre. Sé que está más que mal, pero sí, alguna vez cedo… sobre todo cuando necesito trabajar y me es imposible.

  • Cuando ya han pedido alguna que otra cosa que no ha podido ser y vuelven a la carga. – Pregúntaselo a papá-. El modo de decir no sin terminar siendo la mala malísima de la historia. También soy consciente de que está mal, pero sí, en alguna ocasión esporádica he recurrido a ello.

  • La hora de la ducha. En mi casa es una guerra diaria, ¡hay hasta calendario de turnos! Si hoy se baña uno primero, al día siguiente primero debe entrar el otro. ¡Como si no fuesen a bañarse igualmente! Como un día no recuerde quién se duchò primero el día anterior se desata una guerra, no falla nunca, ambos dirán que se han duchado primero y le toca al otro. Con este panorama más de una vez he engatusado al pequeño para que entre el primero, diciéndole que así no tendrá que dejar el baño recogido y que le tocará a su hermana 🙁

En fin, que no soy perfecta ni creo que nadie con hijos en el mundo pueda serlo, pero esos son mis pequeños motivos (que recuerde ahora mismo) por los que voy restando puntos en el carnet de madre.

¿Cuáles son los tuyos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies