Ateísmo en la maternidad

 

En miles de ocasiones de mi día a día me siento incomprendida y no respetada. Crecí en una familia cristiana y creyente, pero por cosas de la vida algo dentro de mí no supo adaptarse a esas creencias, mi cabeza nunca le encontró explicación ni validez, todo me parecía un gran cuento. Por más que mis familiares pusieron su empeño y total convencimiento de que allá arriba hay un dios, yo siempre iba un poco más lejos de su fe, no me bastaba una simple historia o el que una gran mayoría lo creyese así para yo interiorizar esa creencia. Nunca pude y nunca podré, me considero una persona atea. Por supuesto respeto toda clase de creencias, cada cual que crea o haga lo que quiera.

 

Pero es obvio que si no tengo fe, si no creo, si pienso que todo es una gran mentira, no puedo educar a mis hijos en esas creencias, no quiero. Las personas no necesitamos creer en algo superior a nosotros para seguir viviendo, porque ya nosotros somos muy grandes. Ni quiero que mis hijos crean que todo lo que consigan en la vida es porque un dios se lo haya permitido, todo lo que tengan será todo lo que hayan luchado. No quiero educarlos en esos valores, que además son muy contradictorios en mi forma de pensar y criar.

 

Pero como ya dije nací en medio de una familia que sí cree, y si en mí misma siempre me dio igual, después de ser madre hay cosas que sí me molestan. No pretendo que mis hijos sean ateos, sólo pretendo que sean ellos los que decidan cuando tengan mentalidad suficiente para ello. Que igual que me pasó a mí ellos digan si aceptan o no unas creencias, pero mientras llegue ese momento lo que intento es que crean por completo en sí mismos, y sepan que si luchamos y trabajamos por las cosas no hay nada imposible, todo está en nuestra mano.

 

Y hay días donde llegan las absurdeces que me superan. Sé que vienen de personas mayores y poco se puede hacer, pero yo no puedo dejar de intervenir porque de no hacerlo mis hijos entrarán en confusión. Un ejemplo de ello es el dichoso pecado. Si mi hijo dice alguna mentirijilla, las palabras que alguna vez escucha a su alrededor es que eso está mal porque es un pecado. Esto a mi hijo no le aporta nada, salvo crecer en un ser superior que le “castigará” por haber “pecado”, y el pequeño nunca entenderá el por qué no está bien decir una mentira. Y por más que insisto en que con mis hijos no usen esas palabras, es un imposible. Como persona no creyente o atea no me siento respetada. Siento que invaden un espacio que no les pertenece. Siento que quieren forzar algo que yo rechazo, pero que he decidido posponer para la libre elección de la persona. Y no me gusta.

 

Lo mismo me pasa con la mayor, que al tener ya los diez años la dichosa pregunta de la primera comunión no para de salir a cada momento. ¿Por qué el mundo da por hecho que un niño debe hacer la comunión? ¿Por qué damos por hecho que todo el mundo debe ser creyente? ¿Por qué no ahorrarnos esas preguntas absurdas que no aportan nada? Y no sólo es eso, sino que cuando la persona sabe que no va haber primera comunión la respuesta hace que el niño quede en parte discriminado “uy, pues si todos los niños la hacen, si más adelante quieres te va a ver muy grande”. -¿por qué no cierras la  boca?- Es lo que yo me pregunto.

 

Y sinceramente a veces me siento cansada en esta lucha. Estoy cansada de tanta incomprensión y de lo que para mí son tantas faltas de respeto e invasión de espacios. A veces me siento sola en este camino, que aún así no puedo ni quiero abandonar.

 

¿Quieres recibir nuestros artículos en tu correo?

Déjanos tu email y te enviamos cada entrada *

55 thoughts on “Ateísmo en la maternidad

  1. Me parece increíble que alguien (por mayor que sea) le diga eso a un niño. Si quieren que te lo digan a ti, pero ¿a ella? Alucino (y aquí hablo de lo de la Comunión, claro).

    Yo sí soy creyente. Pero jamás se me ocurriría decirle a un niño (ni siquiera al mío, ojo) que “no mienta porque es pecado”. Así no aprende por qué no puede mentir.

    La verdad es que en una sociedad en la que la mayoría de la población es creyente (o hace el paripé, que esa es otra. Cuántas parejas ateas se casan por la Iglesia porque “queda más bonito”) los que de verdad sois perfectamente consecuentes con vuestras ideas lo tenéis muy difícil. Porque se implica a los niños, y eso está muy feo. El que no esté de acuerdo, que se lo diga a la madre.

    1. Eso es María, yo prefiero que me lo digan a mí y entonces tranquilamente podría explicarles, pero me cierran esa opción ya que se dirigen directamente a los niños y claro, cuando ves que el comentario puede crear confusiones o dejar a tu hijo como “discriminado” yo al menos no puedo callarme. Son situaciones bastante completas. Gracias por aportar!! quepor cierto te me habías colado en spam!!! besos

  2. Pues yo me estoy planteando llevar a las niñas a las monjas y no soy creyente ¿Qué te parece? Debes pensar que he perdido el norte completamente. Y no te culpo.

    A mí tampoco me gusta ese ser todo poderoso que juzga o y que en su infinita bondad, parece ser que se le ha escapado el hecho de que hay miles de niños muriendo de hambre en el mundo.

    En cambio, la tradición social, cultural y los sus valores de la sociedad actual, para bien o para mal, están cimentados en la religión católica. Así es que yo opto porque la conozcan de primera mano. De la misma forma que quiero que sepan que antes, estuvieron los romanos con otra religión y dioses y que nosotros formamos parte del Imperio Romano, también herencia cultural nuestra. Lo mismo haré con los griegos y fenicios y antes los Íberos, etc.

    Luego, si quieren ser ateos como yo o hacerse budistas, ya se verá pero por el momento quiero que conozcan su herencia cultural de primera mano.

    Zu, este tema da para mucho. Vaya re-entré más chula que has hecho con el blog. Me encanta. ¡Un fuerte beso!

    1. jeje es un tema que da para mucho sí, bastante complejo pero necesitaba tocarlo porque tenía la espinita dentro. No creo que hayas perdido el norte Sonia cada uno hace lo que cree que es mejor. A pesar de todo mi ateísmo, te reconozco que a veces también me he parado a pensar si no sería mejor que fuesen creyentes y así no tener este vacío que a veces podemos sentir los ateos. Por ponerte un ejemplo sencillo podría mencionar el de muerte, para mi familia creyente siempre hay algo más allá, tienen esa confianza y tranquilidad, y yo creo que no hay nada. Creo que las personas ateas también tenemos incertidumbres difíciles de controlar, aunque aprendemos a aceptarlas y vivir con ellas.

      Yo al igual que tú trato de que mis hijos conozcan todo yno se limiten sólo a una religión, el conocer nunca está de más, y ya después podrán decidir. Besos!

  3. Es que no puedo estar más de acuerdo. Suscribo cada palabra que dices. En mi caso es algo más complicado porque mi marido si es creyente, entonces bueno, digamos que hicimos un pacto: boda civil, bautizamos a las niñas, pero de comunión ni se habla. Ya se que es absurdo,pero tb debo de respetar sus creencias. Yo también a veces me veo en situaciones que son surrealistas,y más cuando mi hija ni da religión en el colegio. Como bien dices sucede más del entorno de mi marido,y de mi padre. Mi madre ni entra ni sale. Pero es cierto que las familias que decidimos no introducir ninguna religión en casa, a vece lo tenemos muy difícil.
    Me ha encantado tu artículo de verdad. ¿Te importa si pongo un enlace en mi blog a el?
    Un beso

  4. Pues yo… Crecí en familia atea. Me crié en colegio laico. Pero hice la comunión. Supongo que era la moda de aquel entonces (y que sigue, claro). Mi familia “postiza” es creyente, religiosa, los mayores van a misa todos los días, y mis tías sólo en ocasiones y fiestas de guardar.
    A mis hijas las bauticé, porque era una opción de reunir a las familias, y porque no creo que sea malo para ellas. Otra cosa será la comunión.
    Yo no quería colegio religioso, o de monjas o curas. Ya sabéis que al ser medio francesa, quería que tuvieran la misma educación que tuve yo, pero dos niñas en colegio privado francés no puedo permitírmelo (mentira, sí puedo, pero el padre no quería ir con la soga al cuello, cosa que entiendo). Así que la mayor está en un colegio, mmm, “medio” religioso. No hay monjas, pero si oran. Mi hija sabe santiguarse (al revés, y lanzando un beso de amén al aire como si fuera un volador) y no me gusta nada, pero tampoco le hace daño. No la voy a criar en la religión, pero no le voy a impedir que pregunte y quiera saber más. Cuando sea mayor, que decida qué quiere hacer y en qué/quién creer.

    1. Claro Marta en eso estoy muy de acuerdo, yo no les prohíbo absolutamente nada ni trato de impedir nada. De hecho mis hijos saben que más de una religión y conoces creencias diferentes. Yo lo quiero es que no sea algo impuesto, sino a libre elección de ellos cuando tengan capacidad de decidirlo. Y lo hago así por lo que yo pasé en mi infancia supongo, nacer atea en una familia creyente es bastante complejo y terminas siendo como una especia de oveja negra en ciertos casos. Besos!! Me encanta la diversidad de opiniones que están surgiendo, y me aporta muchísimo.

  5. HOLA..K TALL..YO LAS RESPETO EN TODO..YO SI SOY CREYENTE..PERO LA VERDAD K ME GUSTARIA K LEYERAN ESTE ARTICULO….ES INTERESANTE Y PERDONA SI LES MOLESTA PERO ME SIENTO IMPULSADA A PONERLO XQ SOY CREYENTE.. PIDO DISCULPAS SOLO ES CONTESTAR A LO QUE DIJO SONIA…EL POR QUE DIOS PERMITE QUE LOS NIÑOS PASEN HAMBRE Y DEMAS..PIDO DISCULPAS DE NUEVO SI OS MOLESTAIS SOLO ES UN ARTICULO DE INTERES ..GRACIAS…

    ¿Es Dios culpable del sufrimiento?

    La respuesta que da la Biblia
    La Biblia contesta con un rotundo no. El sufrimiento no entraba en su propósito para el hombre. Lo que sucedió fue que nuestros primeros padres se rebelaron contra la autoridad divina y decidieron fijar sus propias normas sobre lo bueno y lo malo. Le dieron la espalda al Creador y pagaron las consecuencias.

    Hoy experimentamos los efectos de su mala decisión. Dios no es de ningún modo el causante del sufrimiento.

    De ahí que la Biblia declare: “Al estar bajo prueba, que nadie diga: ‘Dios me somete a prueba’. Porque con cosas malas Dios no puede ser sometido a prueba, ni somete a prueba él mismo a nadie” (Santiago 1:13). Ningún ser humano está exento de sufrir, ni siquiera los que gozan del favor divino

    SOY TJ..GRACIAS X LEERLO

    1. Hola Mely. Yo tampoco creo que Dios cause sufrimiento a nadie. Sobretodo porque no creo en su existencia.

      Estoy de acuerdo con el escrito que has publicado. Los responsables del hambre en el mundo somos los hombres.

      Creo que has hecho una lectura muy superficial de mi comentario anterior.

      Cuando hablo de un Dios todopoderoso me refiero a la lectura que hacen del mismo algunos clérigos, sobretodo de la vieja escuela. Y es precisamente esta lectura de Diós la que critico, y no al Diós mismo, porque entra en total contradicción con la carestía de algunas zonas en las que la gente se muere de hambre.

      En cambio, y aprovecho para añadir algo que antes me he dejado en el tintero admiro y valoro a los misioneros y organizaciones sin ánimo de lucro pertenecientes a la Iglesia como Cáritas . Es por esto que participo y apoyo activamente a las organizaciones, religiosas o no, que ayuden de forma práctica y real a los más desfavorecidos. Ese es uno de los principios cristianos que quiero transmitir a mis hijos y es por esto que si puedo, los inscribiré en un colegio católico.

  6. weno superficil..xq no e podido explicartelo bien x aki pero como dices tu si los hombres son los cumpables pero xq hay alguein detras k los manipula..aligual k creo k existe DIOS .. tambien existe satanas el causante de que el mundo este asi..lo k te dije k aki no puedo explicartelo bien xq yo soy mas de persona lo sientoo..besos

  7. gracias xule lo unico k hay personas k hay k andar con pie de plomo xq se molestan ji x eso pedi disculpas jiij gracias..y te digo k hay personas asin xq predico x las calles jijiij y se lo k hay

      1. GRACIAS SONIA X LEERME Y RESPONDER.. CUANDO KIERAS SABER ALGO AMI NO ME IMPORTARIA PUES RESPODERTE Y DECIRTE EN LO K CREO.-..GRACIAS DE NUEVO BS

  8. x ejemplo sonia algo k comparto contigo es lo k hablan muchos sobre DIOS YO TMAPOKO ESOTY DE ACUERDO..Y SABES XQ .. XQ AMI MIS CRENCIAS COMO DIJE SOY TESTIGO DE JEHOVA.. ME AN ENSEÑADO CON LA BIBLIA K DIOS ES AMOROSO, K NO KIERE K SUFRAMOS K NO ERA SU PROPOSITO PARA LA HUMANIDAD TODO LO K ESTA PASANDO….Y ESTOY CONTIGO CUANDO DICES K HABLAN COSAS DE DIOS K NO SON CIERTAS X JEMPLO CUANDO DICEN ERA LA VOLUNTAD DE DIOS QUE SE LLEBARA A UN NIÑO O ALGUNA PERSONA(K MURIERA)PUES NO ESOTY DE ACUERDO XQ DIOS NO KIERE K MURAMOS CMO TE DIJE DIOS ES AMOR Y TAMPOKO VAN AL CIELO COMO DICEN LAS PERSONAS.. NO XQ DEL POLVO VIENES Y AL POLVO IRAS.. NO HAY ALMA..EL ALMA SOMOS NOSOTROS EL SER ACTIVO.. SON COSAS K YO NO COMPARTO CON LA IGLESIA CATOLICA..PARA MI DIOS ES AMOROSO Y SI ES AMOROSO COMO ELLOS SUPUESTAMENTE DICEN PERO NO DEMUESTRAN CUANDO DICEN K DIOS KISO K SE LLEBARA A TAL PERSONA AL CIELO YA NO ESTA DEMOTRANDO K DIOS ES AMOROSO..OSEA ME HAGO UN LIO AJJA XQ NO ESTOY ACOSTUMBRADA A PREDICAR X AKI..ALO K ME REFIERO ESKE ELLOS DICEN K K DIOS ES AMOROSO Y LO PPINTAN COMO UN DIOS CRUEL K SE LLEBA ALA GENTE AL CIELO.. Y CAUSANTE DE TODO LO K PASA Y ES INJUSTO XQ PUEDO MOSTRAR EN LA BIBLIA K DIOS QUE TIENE UN NOMBRE K ES JEHOVA ES AMOROSO..OTRA COSA K LA IGLESIA CATOLICA A KITADO EL NOMBRE PERSONAL DE DIOS LO AN SUSTITUIDO X SEÑOR.. Y EL SEÑOR ES JESUCRISTO HIJO DE DIOS JEHOVA..OSEA PODRIA EXPLICAR MAS COSAS PERO EVIDENTEMENTE AKI ME HAGO UN LIO PERDONAME SONIA AJJAA XQ INTENTO EXPLICAR Y ME LIO XQ KIER EXPLICARTE MUCHAS COSAS ALA VEZ..BS

  9. Hola Zulema. Sabes que te aprecio y te sigo y aunque puedas pensar que en este tema no coincidimos, no es así. Te entiendo perfectamente. Sentirse incomprendido y luchar contra la gente que te rodea porque no respetan tus creencias es duro y agotador.
    Durante bastantes años yo también fui atea, a pesar de haber sido criada en una familia cristiana y aunque yo me sentía autosuficiente mi vida no era plena. Un día me caí del caballo como San Pablo y tuve la certeza de que Dios existe. No pretendo convencerte de ello ni mucho menos, sólo es mi experiencia. Lo que quiero decir es que te entiendo. Yo me sentí como tú cuando no creía y eso que no tenía hijos, era muy joven. Y curiosamente, cuando me convertí, toda la gente a mi alrededor (fuera de la Iglesia, claro) no creen. Aunque no me entienden, siempre me he sentido respetada. Yo creo que la clave está en que intento llevar el Evangelio a mi vida, con humildad y coherencia.
    Por eso, yo te diría que adelante, no te rindas. Si no crees, sé coherente con tus ideas y hasta los que no piensan como tú te respetarán, aunque les cueste tiempo asumirlo. Hay mucha gente que no cree pero lleva a sus hijos a colegios religiosos, celebra sacramentos en los que no cree (bautizos, comuniones, bodas..) y eso aunque es muy frecuente, los desacredita un poco como “ateos” (si me lo permites). Además, de parecerme una falta de respeto a los que sí creemos porque se frivolizan y socializan sacramentos.
    Es curioso que pienses que parece que está mal visto que la niña/o no haga la comunión. Supongo que serán por el entorno que te rodea, porque al menos en Madrid, lo raro es que hagan la comunión. He sido catequista de infancia y jóvenes durante muchos años y creeme que hay muchos menos niños hoy que hace años en la Iglesia. Y de los que acuden, pocos muy pocos lo hacen por algo más que por los regalos.
    Por último, sí matizaría una cosita que está muy extendida entre los no creyentes y entre los creyentes de cierta edad en relación al pecado. Dios no es un ser castigador que nos prohíbe cosas, sino todo lo contrario. Como dice la Biblia, Dios es Amor, Dios es Misericordia, es Perdón y no castigo. Yo me confieso con cierta frecuencia y te puedo asegurar que nunca salgo de una confesión castigada, sino todo lo contrario, Dios me da la absolución, me perdona, me abraza, me cura, me ama, a pesar de que como soy debil y humana a los cinco minutos, probablemente, volveré a comenter el mismo pecado.
    Si me permites la comparación, Dios es como un padre con sus hijos pequeños a los que ama con locura y hasta las mayores de las trastadas q

    1. Pienso que precisamente frivolizar es decir esta frase tuya textual:

      “Hay mucha gente que no cree pero lleva a sus hijos a colegios religiosos, celebra sacramentos en los que no cree (bautizos, comuniones, bodas..) y eso aunque es muy frecuente, los desacredita un poco como “ateos” (si me lo permites). Además, de parecerme una falta de respeto a los que sí creemos porque se frivolizan y socializan sacramentos.”

      A mí me dieron educación católica y celebré todos los sacramentos. Al final decidí ser atea, pero podría haber decidido continuar siendo creyente porque mis padres procuraron que yo tuviera toda la información.

      Eso mismo quiero hacer yo con mis hijos. La religión católica forma parte de nuestras vidas y de nuestra comunidad y ha sido determinante en nuestra historia e incluso en la actualidad.

      Es por esto que yo quiero darles educación religiosa a mi hijos. Los sacramentos no los celebro yo, los celebrarán mis hijos. Luego, cuando sean mayores ya decidirán pero por el momento yo les doy la máxima visión de la que soy capaz.

      Mi opción es igual de respetable que la tuya o la de Zulema. Y desde luego, no creo que le esté faltando al respeto a nadie.

      1. Hola Sonia, es tu opinión. No la comparto, pero la respeto. Yo no educaría a mis hijos en el Islam o en el budismo porque no los profeso, no tendría sentido para mí. Por eso, no entiendo muy bien por qué celebrar sacramentos católicos si no se comparten por mucho que formen parte de la tradición cultural de un país. Pero bueno, es tu postura y si a tí te parece que es lo mejor para tus hijos, yo no voy a decirte lo que tienes que hacer, faltaría más. De hecho, creo que, nunca les vendrá mal aprender buenos valores a los niños.
        Un saludo.

  10. (se me había cortado el mensaje anterior…) que puedan hacer sus hijos las perdona. Si me permites la broma, yo creo que Dios en la Tierra, sería de los nuestros, defendería la crianza con apego, con respeto. De ahí, la libertad de los hijos de Dios para decidir si creen en él o no.
    Por último, díría que a diferencia de la frase que encabeza tu post, yo ” estoy convencida de que Dios existe, por eso no me preocupo y disfruto de la vida”.
    Entendiendo tu malestar por la incomprensión que vives y enviándote un beso muy fuerte para animarte, te digo que esta noche rezaré por tí y por los que te rodean para que te dejen vivir en paz y conforme a tus creencias.
    Un beso muy fuerte y como haces con otros temas (se me ocurre lactancia) ponte tapones y dejes que te amarguen la vida y educa a tus hijos cómo consideres mejor.
    Raquel

    1. Gracias Raquel por tu aportación. Para serte sincera sí que me ha sorprendido y mucho que anteriormente fueses atea. Yo personalmente no concibo convertirme, mi cabeza rechaza todo ese tipo de creencias. Aún así en cuanto a los actos religiosos te diré que ni siquiera me casé por la iglesia, sino en ceremonia civil, pero sin embargo ceno cada año con mi familia el 24 de diciembre al igual que mis hijos el 6 de enero tienen sus regalos. No me parece algo frívolo ni contradictorio ya que para mí sólo es un acto familiar más, que además se ve en cierto modo forzado por la sociedad donde vivimos, imagínate un 6 de enero donde un niño no tenga un regalo porque su madre sea atea… no sé si me he explicado bien, espero que sí. Un besote preciosa, yo también los aprecio y aunque nos separen nuestras creencias nos unen muchísimas cosas más!!

      1. La historia de los Santos está llena de ejemplos, San Pablo y San Agustín sin ir más lejos también se convirtieron y eso me pasó a mí, aunque no sea Santa ni mucho menos. Como bien dices, son más las cosas que nos unen que las que nos separan y yo me quedo con eso. Con mi mensaje no pretendía polemizar, siento si ha sido así porque no era mi intención. Sólo quería apoyarte en tu forma de educar a tus hijos, animarte y decirte que no estás sola, que hay más gente que te comprende de lo que piensas. Yo te comprendo.
        Un beso fuerte!
        Raquel

  11. Para añadir una opinión más, creo que estamos mezclando la religión con la Iglesia. A ver, que estoy agotada, y no quiero explayarme mucho, que seguro que entraré en contradicción, pero Dios no es la Iglesia. La Iglesia ha frivolizado y comercializado con esa idea de un ser superior y “amoroso”. ¿No se supone que dios es amor, que ofrece sin esperar nada a cambio? Entonces, ¿porqué, -volviendo al tema de los sacramentos- solicita un ¿donativo? para bautizo, comunión…? Si quieres abrazar la religión, conoce y aprende y respeta, pero sé coherente con lo que enseñas.
    Besos a todas 😉

    1. En eso también tienesmucha razón Marta, a menudo se mezcla la creencia rellgiosa en sí con lo que es la iglesia. Y te diré que si mi cabeza rechaza estas creencias a la iglesia ya ni te digo, para mí es simplemente uno de los mayores negocios mundiales. Y es más también te diré que por lo que me han comentado mamis de compañeros de mi mayor, en la iglesia que está al lado demi casa no te piden ni donativo, si quieres que tu hijo haga la comunión tienes que pagar 50 euros.

  12. Tocas uno de mis temas más sensibles…… porque había sido muy creyente pero ciertos acontecimientos han hecho que cada vez crea menos, hasta que he llegado hasta un punto muerto……

    Lo que sí tengo claro es lo que dice Marta. He creído en Dios pero no en la Iglesia. En ella nunca. Me has hecho pensar Zule…….. y mucho.

    1. ays bruji es que es un tema un poco espinoso. Yo creo que estaría encantada igualmente si pudiese creer,pero simplemente no puedo y aunque lo respeto totalmente en los demás, no entenderé nunca el por qué se cree en cosas así. Ya sé que es fe y que la fe consiste en creer y confiar en lo que no ves, pero entenderlo no lo entiendo.Besos!!!

  13. Yo me casé por la iglesia, bauticé a mis hijos y como quisieron hacer la comunión, pues la hicieron,
    Lo gracioso es que somos ateos, y mi hijo más que los demás. Yo no me planteo si hay o no hay dios, lo que me planteo es que hay que ser buena gente, y que los mandamientos, por ejemplo…no robar, no matar, pues están muy bien,
    intento que los aprendan, pero no me complico más, lo que les dicen los abuelos o similar, bueno, intento convertirlo en cuentos.

    1. Claro Marisa pero es que lo que dicen esos mandamientos, no son más que normas para vivir en sociedad, sentido común y respeto, claro que no están mal. Pero debemos cumplirlos por el sentido común y la buena convivencia, no porque sean mandamientos jejeje es un tema infinitooo besos suegra!!

  14. Hola a tod@s. Este es mi primer comentario aquí, y el tema a tratar es más que interesante. Ante todo, entiendo tu frustración y hastío, Zulema, al intentar educar a tus hijos en unos valores alejados de la religión católica. A mí me bautizaron a la tierna edad de dos meses, en contra de mi voluntad posterior, por la típica presión familiar. Posteriormente, tras la separación de mis padres, mi abuela se encargó de cuidarnos a mi hermano y a mí, y ella que era profundamente creyente empezó a transmitirnos la fé católica a mi hermano y a mí, en forma de cuento, contándonos tarde tras tarde, a la vuelta del colegio, y después de haber hecho los deberes, las historias de la Biblia, concretamente del antiguo testamento. En aquel momento, mi madre me había apuntado a las clases de ética, enormemente despobladas por aquel entonces. Si mal no recuerdo, cuando llegaba la hora de ética íbamos cuatro alumnos de mi clase a un aula chiquitia, casi un armario de limpieza, donde básicamente no hacíamos nada. Ante el aburrimiento en esas clases, y las historias de mi abuela, le sugerí a mi madre que me apuntase a la asignatura de religión. No se negó a que estudiase religión, pero me dijo que las clases me las daría ella, y no en el colegio. Llegó el momento en que todos los niños hacían la comunión, y veia como uno tras otro iba trayendo unos regalos fabulosos (relojes, videoconsolas….) y recuerdos fantásticos de aquel día, en que su familia se había gastado una fortuna en un banquete para celebrar tamaña ocasión. Le sugerí a mi madre, motivado por los fabulosos regalos principalmente, que quería hacerla yo tambén. Nuevamente no se negó, pero me advirtió: “Si quieres hacer la comunión, de acuerdo, pero tienes que saber dos cosas antes de nada, si la haces, no esperes regalos de primera comunión, e igualmente, iremos, juntos, todos los domingos a misa, uno tras otro.” Viendo truncadas mis aspiraciones, desistí, y no volví a sacar el tema.
    Aparte de eso, mi educación nunca se vio alterada por las palabras pecado, blasfemia, ni cosas parecidas. Mi madre pasó de puntillas por el hecho religioso, y me educó en unos valores que si bien tienen nexos con la religión católica, diferian en un aspecto básico: mientras que en la moral católica las cosas no se hacen porque son pecado (mentir, robar, matar, etc) en la educación que recibí de mi madre no se hacían porque no era bueno, porque minaban la confianza mútua, porque dañaban las relaciones con otras personas, porque era algo negativo.
    En mi educación me enseñó que el hecho religioso está ahí, y que no por ser creyente se es mejor o peor persona. Que por no ser creyente, tampoco se deja de ser una buena persona.
    A todas las madres que estáis por aquí os digo una cosa: yo fui niño hace más de 20 años. Se me educó de esa manera en lo referente a la religión, y es algo que creo que mi madre consiguió, con todos los obstáculos que se encontró entonces. Por lo tanto, os animo a todas a educar a vuestros hijos en unos valores de tolerancia, respeto e igualdad.

    Un saludo para tod@s.

    1. Ays Jorgito mío,me ha encantado tu comentario y personalmente doy fe de que tu madre consiguió su propósito porque mejor persona no se puede ser 🙂

      Tocas un tema que yo no toqué, las clases de religión o alternativa. Yo desde que pude escaquearme de religión lo hice, me costó horrores pero lo conseguí, y mis hijos también van a alternativa. Es curioso ya que como dices hace años en las clases de alternativa éramos unos cuatro o cinco, hoy en día de la clase de Ainara sólo 4 dan religión.

  15. No te canses, no te canses nunca. Porque tus hijos te tienen a ti para darle la explicación, el otro punto de vista para que luego ellos puedan escoger. Yo no veo los mandamientos como algo que hizo un ser superior sino como unas normas básicas de convivencia para todos, como mínimo esas diez, que si nos ponemos seguro que sacamos muchas mas…

    Un fuerte abrazo

  16. ¡Vaya Zu!…. te respeto ante todo….

    En lo personal fui educada a “creer” pero no estrictamente. Recibí una educación laica y mi madre me fomentó que había algo más. El nombre me dejó ponérselo a mi.

    Cuando he pasado momentos difíciles- sobre todo ante la muerte- he envidiado terriblemente a las personas que creen. Esa fe mueve montañas pero sobre todo da paz.

    En el caso de los niños, y en mi caso, me gustaría enseñarles que “crean”.
    Ya serán mayores, ya decidirán por ellos.

    Para mi creer, es como dices enseñarles que crean en ellos, pero también en algo común.

    Esto es algo súper personal y respetable y es de admirar que lo compartas con nosotros.

    Me daba mucha tristeza cuando mi sobrino- que fue enseñado sin creer- me pidiera ir a Misa porque le gustaba la que decía el señor y las canciones y que la gente se tomara de las manos. Cursi lo se pero a él le gustaba y no le daban opción de ir.

    Tema difícil y que en España con el sistema educativo religioso es otro cantar.

    Un besote desmadroso y respetuoso

    1. Eso es lo que decía más arriba desmadre, el tema del “consuelo” en el creyente ante la muerte, es mucho más sencillo para las personas que creen que para un ateo,porque en cierto sentido se te queda ahí como un vacío (que no digo que en el creyente no sea así) pero la visión es muy diferente.

      En cuanto al prohibir tampoco estoy de acuerdo, si el niño tiene curiosidad no pasa nada por ir y conocer, la cuestión es que conozcan todas las opciones y no imponerles una, ya después ellos decidirán. Gracias y besotes!

  17. La fe es para mí uno de los sentimientos más personales del ser humano por todo el conjunto de sentimientos que engloba, por eso siempre merecerá el mayor de mis respetos. ¡Hoy en día para tener fe, hay que ser muy valiente!
    Yo crecí en colegios católicos pero hija de padres no creyentes o sí creyentes pero no practicantes. Bautizada y con la Comunión ahí me quedé porque me consideraba mujer de ciencia… Atea tampoco me considero porque no puedo demostrar que Dios no exista, o quiza es que no soy nada valiente… Creo que agnóstica me define mas ante la vida; la fe la tengo en las personas.
    Mis hijos no están bautizados, pero sí van a un colegio católico porque sí tengo fe en ellos y en esas personas que son sus maestros@s (bueno, la mini no va, es obvio, por mini, jejeje) y sé que todo conocimiento les hará libres y críticos en su vida, y es lo más cercano que he encontrado a regalarlos la libertad de pensamiento, porque yo no podría ir más allá de enseñarlos mi propia moral…
    Así las cosas, mi hijo cree en Dios a día de hoy, pero de una forma muy personal también, en base a su propia interiorización. Le pregunté el año pasado si querría ir a catequesis y dijo que no, este año se lo volví a preguntar y tampoco ha querido. Él tiene su propia fe, si él no tiene problema, por qué lo iba a tener nadie?
    Como inicié, la fe es individual e intransferible, va en el pensamiento y corazón de cada uno. A mi forma de entender, claro 😉
    Gran debate y grandes ideas las que entre todas habéis aportado! Enhorabuena!

    1. Estoy bastante de acuerdo en lo que dices Débora y como siempre me encanta la forma en la que educas al pequeño (ya no tan pequeño), pero sí me llama la atención algo en tu comentario y es que dices que no puedes demostrar que dios no exista. Yo no creo que se deba demostrar que algo no existe, y sí se debe demostrar lo que afirmamos que sí existe. No le veo sentido a eso de demostrar la inexistencia de algo y es una cosa que me han dicho muchas veces, “tú no puedes demostrar que no haya un dios”. Sé que tus creencias o no creencias no se basan en el poder o no poder demostrar, sé que vas más allá y sólo fue una anotación, pero es otro dato que tampoco mencioné y me ha gustado que lo tocases. Besos y gracias preciosa!

  18. Estoy completamente de acuerdo, què gozada leer algo así, parece que los ateos tenemos que escondernos… Los creyentes piden respeto pero ellos se empeñan muchas veces en imponer sus creencias, como con el bautizo de mi cachorro, que la gente aún me pregunta que cuando le voy a bautizar… Para qur hubiera un respeto real, la religión debería estar fuera de las escuelas, las iglesias subencionadas por sus creyentes y un largo etc. Recuerdo que a mi me hacían rezar.en clase, y no soy tan mayor… Queda mucho camino por recorrer en este sentido !!

    1. Así es Elena, aunque también pienso que “imponen” casi sin darse cuenta o que así sea su intención, simplemente la mayoría de las personas creyentes dan por hecho que el de al lado también lo es, y hay situaciones que se nos vuelven complejas o nos hacen sentir incómodas e incluso enfadadas. Estoy totalmente de acuerdo en que la religión debe salir de las escuelas y más aún de acuerdo en que sean subvencionadas por las personas creyentes, que hoy en día estamos viendo demasiadas barbaridades. Gracias por participar y aportar otro granito más!

  19. No estás sola, a mí me pasa igual.
    La mismita historia (chica, tú y yo debemos eStar vinculadas o algo de tanta coincidencia ;-))
    Ek caso es que yo por todo esto de que Amaya elija lo que quiere creer no la he bautizado, la mayoría lo hacen por costumbre y lo ven raro, aunque seguro que más de la mitad tienen las mismas dudas de la religión que nosotras.

    Me seguirán machacando y yo seguiré despotricando de la iglesia y su hipocresía, en fin…

    Muaa

    1. Pues sí que coincidimos en muchas cosas sí 😀 más que tener dudas, a mí me hace gracia el que apoya totalmente alguna religión pero después sí está a favor o hace cosas que su religión “le impide”. Pero bueno así va el mundo y tiene que haber de todo, yo sigo en mi lucha diaria para apartar la religión de nuestra vida, o al menos que la vean como un cuento más. Cuando sean mayores ya decidirán ellos mismos, conociendo un poco de todas y no sólo de una impuesta, si pueden creer en alguna o se quedan ateos 🙂 Un besote!

  20. Te comprendo perfectamente, no veas lo q me costó q mi suegra entendiera q no íbamos a bautizar a mi primera hija, me lanzaba indirectas hasta q le dije un día q por más q ella se empeñara, la niña no era obra de dios sino q la había gestado y parido yo y q dejara el tema xq no había más q hablar. Y muchas más cosas q aguanto diariamente, aunque yo no tengo una familia creyente, todo el mundo tiene algo q decir…

  21. Por desgracia este tipo de cosas nos pasa a muchas madres y padres. Hace poco en un grupo de Facebook de crianza respetuosa se lió una buena discursión porque una madre preguntaba si había más madres ateas en el grupo. A raíz de eso creamos otro, si queréis entrar todos sois bienvenidos, sabiendo que ninguno de los miembros profesa ni está a favor de inculcar creencias religiosas. https://www.facebook.com/groups/489121257874681/

  22. No te preocupes, no estás sola, te comprendo perfectamente. Yo tengo la suerte de que mi familia es muy respetuosa y no se mete en estos temas, pero mi hijo tampoco está bautizado, ni va a hacer la comunión. Precisamente ahora está teniendo una “crisis de fe” con 7 años jajaja y nos pregunta de vez en cuando por Jesús, Dios… Y nos dice que él no es creyente y que si creyese en Dios, creería en uno como Thor jajajaja se ve que el cristiano no le va mucho. Curiosamente sabe más él sobre religión que sus compañeros católicos del cole, de hecho tenía curiosidad por ver una misa y le llevamos un día, y algunos de sus compañeros que van a religión no estuvieron nunca en una. El consejo que te doy es que tú a lo tuyo.

    Un saludo

    http://mamisenelcolegio.blogspot.com.es/

    1. ¡Gracias Prisca! Es muy cierto lo que dices, no creer no implica no conocer. Mi hijo a veces también dice que él no es creyente, cosa que personalmente a veces no me termina de gustar si te soy sincera porque pienso que de igual modo puede ser algo influenciado. Siempre le insisto en que cuando sea un poco más mayor podrá entender mejor algunas cosas y plantearse si él puede creer o no. Yo no impido jamás que mis hijos aprendan sobre religión, a lo único que me niego es a que se use para educar, básicamente porque se trata de generar miedos absurdos y otras cosas que no caben en la educación que trato de darles. A modo de historias, de conocimientos… pues todo es bien recibido, pero tanto la religión católica como cualquier otra. Un saludo!

  23. Yo creo que te entiendo también. Mis padres son ateos y siempre han sido muy respetuosos con lo que yo pensase. Yo he desarrollado una fe muy fuerte y muy personal, que nada tiene que ver con lo que nos dicen que está bien y está mal. Muy buen post.

    1. ¡GRACIAS! Así en grande. Tu comentario demuestra que de una familia atea puede salir una persona creyente (en lo que sea), porque es algo que las personas llevan en su interior y puede nacer igualmente sin necesidad de ser inculcado desde pequeñitos. Un saludo!

  24. 7 años más tarde y cuando este post saltó en los recomendados no me pude resistir a leerlo y luego identificarme con lo que dices, se nos pone cuesta arriba a las mamás ateas que queremos criar diferente, gracias por tus palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies